jueves, mayo 13, 2010

Azogue

Daniel regresá a su habitación para encontrarse al gato sobre la mesa con la cara firmemente plantada en la cena de Isaac [Newton]. Isaac estaba sentado a unas pulgadas. Se había metido varias pulgadas de una aguja de zurcir en el globo ocular.

Daniel lazón un grito desde las entrañas.[...]

- Durante mis disecciones en animales en Grantham, a menudo me maravillé de su perfecta esfericidad, que, en un cuerpo por lo demás formado por conjuntos irregulares dee huesos, tubos, revoltijos y entrañas, parecía distinguirlos de los demás órganos. Como sie el Creador hubiese concebido esos globos a la misma imagen de las esferas celestes, significado que unas deberían recibir la luz de las otras - reflexiona Isaac en voz alta -. Naturalmente, me pregunté si un ojo que no fuese esférico funcionaría igual de bien. Hay tanto razones prácticas como teológicas para los ojos esféricos: una, que puedan moverse por las cuencas.

Hay algo de tensión en su voz... la incomodidad debe ser terrible. Las lágrimas caían sobre la mesa como los escapes de un reloj de agua... la única vez que Daniel vio llorar a Isaac.

- Otra razón práctica es simplemente que el humor acuoso presiona el globo ocular desde dentro.

- Dios mío, ¿no estarás sacándote el humor del ojo...?

- ¡Mira con más atención! - respondió Isaac -. Observa... no imagines.

- No puedo soportarlo.

- La aguja no está atravesando nada... el globo está perfectamente intacto. [...] La aguja está roma... es perfectamente inócua - gruñó Isaac-. ¿Puedo solicitar tu ayuda durante unos minutos?

[...]

- ¿Cómo puedo serte de ayuda?

[...]

- Necesito que dibujes una retícula en una hoja de papel y la sostengas frente a mi córnea a varias distancias calibradas... cuando lo hagas, yo moveré la aguja de zurcir de arriba abajo, creando mayores y menores distorsiones en la forma del globo ocular.. Lo haré con una mano y con la otra tomaré notas de lo que vea.

**********************************************************************************************

Si has leído este párrafo de Azogue y te has estremecido al ver como Isaac Newtoon experimentaba consigo mismo entonces el Ciclo Barroco de Neal Stephenson te encantará. Después de escribir el famoso Criptonomicón decidió hacer una precuela, que en España fue publicada en 8 volumenes, conocida como el Ciclo Barroco. La trama recoge el origen de los primeros "Filósofos Naturales" o cientificos en busca de descubrir los pasos de la ciencia moderna: Biología, Física, Química, Matemática, Astronomía, etc...

Todos ellos, acompañados de los ancestros de la familia Waterhouse y un sosprechos pelirrojo llama Enoch Root.

Saludos Malignos!

2 comentarios:

tayoken dijo...

Ahora mismo estoy leyendo Anatema, se lo recomiendo a todo el que pueda pasar de la página 50 :)

Newlog dijo...

Con todos mis respetos, casi muero al leerme el Criptonomicón! Y eso que me he leido libros pesados...

Saludos!

Entradas populares