domingo, julio 16, 2017

Agradecidos arranques espontáneos de comunicación

Hoy domingo os iba a dejar el típico post en el que enumero los eventos de esta semana, pero teniendo en cuenta que el día de mañana voy a estar metido en un avión en mi viaje a Las Vegas, he querido tomarme un poco de tiempo para hablaros de algo que hace tiempo tenía en mente, y no es otra cosa que algunos de los mensajes de apoyo, felicitación y ánimo que me llegan.

Figura 1: Agradecidos arranques espontáneos de comunicación

A veces los mensajes me pillan de la forma más inesperada, como cuando pregunto a un trabajador de un centro comercial por el ascensor para subir el carro de la compra y me contesta con un “Está allí. ¡Eres un crack, Chema!”. O tomando unas copas con unos amigos alguien se para, y me dice “Eres Chema, ¿verdad? Que sepas que estoy contigo y tienes todo mi apoyo.” O alguien que me escribe un correo y me dice “Me has inspirado y me has ayudado a cambiar mi vida”.

El último en persona, este mismo viernes mientras me tomaba un café, y un chaval – que ahora trabaja para la competencia – se me acercó a saludarme para decirme que mi trabajo le inspiraba. Y luego continúo por Linkedin. El último por correo hace unos segundos, y ha sido el detonante para escribir este post.

También están los otros que llegan en forma de comentarios anónimos, o cuentas troll que me dicen que no tengo ni puta idea de nada, que gustan menos, pero también afectan menos. De hecho, muchos de esos me llegan de segundas cuando un amigo o conocido me cuenta que alguien se ha metido conmigo en una cena, charla o evento, por mi gorro, las pintas, mi skate, mi coche o porque no sé nada de nada – que digo yo, que tanto como nada…¿algo sabré, no? -.

Nunca pensé, cuando comencé a estudiar informática, que mi trabajo daría tanto de qué hablar. Que lo que yo haga o deje de hacer sería digno de comentar tanto. Por suerte, el número de mensajes de gente que aprecia mi trabajo, o que de forma espontánea me cuenta que gracias a mis charlas ha encontrado su vocación, o que leyendo mis artículos o libros ha mejorado un poco en su vida profesional, es infinitamente mayor que el de trolls. Me siento afortunado y feliz.

De hecho, yo he aprendido a hacer lo mismo con mi gente y con mis amigos. Les digo lo positivo que hacen en mí, para que lo escuchen de mi voz. Que me gusta trabajar con ellos. Que me gusta su trabajo. No me lo guardo. Si tengo un buen pensamiento sobre mis compañeros o amigos, se lo digo. Porque sé que hace bien saberlo. En una sociedad donde los tontos creen que mola ser un hater, y confunden la grosería con sinceridad, yo creo que la gente valora cuando le dices las cosas positivas. No se trata de adular, sino de expresar lo positivo. Lo negativo se escucha con más frecuencia.

Muchos de los arranques espontáneos de comunicación que recibo por e-mail son de gente que no conozco personalmente, o de gente con la que he estado solo unos segundos o minutos en un acto. Y yo les agradezco sus mensajes. Muchas veces no sé si he sido lo suficientemente explícito al agradecérselo, porque suele dar bastante apuro, pero lo cierto es que es de agradecer.

Pero también recibo estos mensajes de amigos que llevan años conmigo, de conocidos de profesión que me conocen bien en detalle, de compañeros de trabajo que se dejan la piel conmigo en el día a día. Y los valoro mucho.

Os cuento esto, porque en las últimas dos semanas me han pillado cerca tres fallecimientos de compañeros de profesión. En esos momentos duros para los seres más allegados es cuando suele decirse eso de “No quiero molestarle ahora que estará muy agobiado”, pero no es verdad. Es en esos momentos es donde hay que personarse y estar. Tener un arranque espontáneo de comunicación con las personas que más lo sufren y explicarle porqué estás ahí. No es fácil, ni cómodo, para los que sufren más directamente la pérdida, y yo procuro estar ahí.

Por eso, no quiero que los que lo hacéis conmigo, los que me mostráis vuestros buenos sentimientos hacia mí, penséis que no lo valoro. Que penséis que me va a sentar mal o me vais a molestar. Y por supuesto, intento agradecérselo especialmente a los amigos que estáis ahí cuando estoy mal. Que me decís que pedalee cuando estoy sufriendo por algo. Que me llamáis cuando algo me pasa. Que me escribís o me ponéis un WhatsApp cuando os enteráis de algo que me ha sucedido. No importa si se os pasa la fecha de mi cumpleaños o si estamos sin vernos meses.

Tampoco necesito que hagáis nada extra por mí, tanto si nos conocemos como si no. Yo hago mi trabajo como lo hago porque es mi pasión. A las personas que quiero se lo digo. A las personas que no quiero las ignoro. No necesito fans ni haters. Soy un chico de Móstoles que disfruta con la tecnología. Que acierta y se equivoca como los demás. Pero os agradezco todos los mensajes de ánimo, apoyo, y gratitud. No sé si lo expreso correctamente cuando los contesto. Agradezco cuando me paras por la calle, o te acercas en un café para decirme algo amable. Incluso si no lo parece en ese momento porque estoy un poco avergonzado. Luego me hace mucho bien.

He pensado muchas veces en dejar de escribir este blog, o en dejar de dar charlas, o en dejar de escribir, y centrarme en mi trabajo. Sobre todo en los malos momentos personales. Cerrar las cuentas de las redes sociales, pasar más tiempo con mi familia. Dibujar más con mis hijas o leer más libros y comics en soledad –algo que disfruto-. Salir más con la bici e irme a patinar. Pero me sigo sentando a escribir en este blog, a preparar una nueva charla o meterme en un nuevo jaleo. En parte es porque vuestros arranques espontáneos de comunicación me animan a ello. Gracias.

Saludos Malignos!

15 comentarios:

Fran BT dijo...

GO GO GO ;)

Fco. Javier Merchán Macías dijo...

Inspiras a mucha gente con tus charlas y trabajo diario, blog y por ello, nosotros intentamos transmitirte nuestro agradecimiento a través de todos los medios posibles disponibles, más aún en lo momentos malos en los que queremos que salgas lo antes posible y que los buenos te duren lo máximo posible. Seguiremos pendiente de ti y tus publicaciones. Yo tuve la suerte de hablar unos 10 minutos contigo en el SID 2015 y con ello me demostraste que eres muy cercano y un gigante (grande como se suele decir ahora). La próxima vez que te vea, espero poder invitarte a un café para poder hablar más contigo. No cambies.

José C. García Gamero dijo...

Muy grande Chema!. No pares de pedalear nunca

Javier Angel Matala Roman dijo...

Muchas gracias. La vida es como montar en bici, si no das pedales cAes. Así que a seguir dando pedales, eres grande.

Ernesto Grundy dijo...

Somos más a los que inspiras que los haters, solo que no opinamos tanto, eres un buen ejemplo y espero que sigas haciendo lo que amas, eso es lo que realmente inspira. Un fuerte abrazo.

Luis Rodriguez dijo...



¡Eres un puntal! Suerte en las vegas!!

Pablo F. Iglesias dijo...

Como dejes de escribir por aquí es cuando sí te vamos a criticar.

Ánimo máquina. Eres un verdadero ejemplo para muchos, entre los que me incluyo.

Sebastian Dominguez dijo...

Genio, jamás bajar los brazos! Somos muchos quiénes seguimos tus pasos, el máximo respeto merecido

Alejandro Recort Bellisco dijo...

Eres ante todo un humano con sentimientos, y lo que conlleva la fama o ser una figura pública conocida a veces no es agradable, pero si te sientes realizado con tu trabajo (ya no por los demás, sino por ti), debes estar por encima de esas cosas, si lo haces por ti, no dependes tanto de esa palmadita ni te golpea tanto una crítica. Eres un profesional y de mucho éxito, tu imagen pública es agradable y no das malas sensaciones, gente que crítica y gente a la que no le gustes, siempre habrá.
No dejes de ser tu mismo, no tienes obligación de demostrar nada a nadie.

Khepper dijo...

Los que leemos tu bog con asiduidad desde hace años, sentimos que, además de hablarnos profesionalmente, nos hablas como amigos, y estoy seguro que te conocemos como lo hacen tus amigos. Esa cercanía hace que cuando alguien te critica nos hace entender que lo que habla es su ignorancia.

A muchos nos inspiras, nos enseñas a pensar, a ser capaces de ver la vida de otra manera, hacernos preguntas y a ver más allá.

Seguro que nos dolerá cuando dejes de escribir, de preparar charlas o dejar de usar tu gorro. Pero cuando lo hagas, seguro que será por que tu familia es quien requiere ese tiempo que nos dedicas. Y eso aun te hará más grande y humano

Unknown dijo...

Hola, soy un vecino tuyo de Móstoles, pero seguro que no me conoces. Vivo y trabajo como software engineer en Finlandia desde hace ya 11 anyos. He disfrutado muchos de los articulos de tu blog y también de los vídeos en los que participas en Youtube. Gracias a tooooodo ese inmenso trabajo me ha calado la curiosidad por este mundillo y hoy en día ya he pedido unos cuantos libros de 0xword. Intentaré dejar el pabellón alto, pero no creo que llegue a tu nivel. Un placer leerte.

Toni Francisco dijo...

Hola Chema!

Como el resto agradecerte tu dedicación y solo decirte que continúes con tu gran trabajo ("pasión"). Eres inspirador, es cierto, eres un gran comunicador y sobretodo lo que haces lo haces con muchas ganas. En este jo... país hay mucha envidia y en lugar de estar orgullosos de tener gente como tu, técnicos, científicos o simplemente gente autodidacta que comparten y difunden sus conocimiento, lo que hacen es ir a lo fácil: descalificar insultar o intentar tirar el gran trabajo de algunos por tierra. Eso es envidia, y reconozco que yo la siento por gente como tu, pero en lugar de no reconocer tu trabajo, al contrario lo intento comprender cada día leyendo tus artículos y defender tu gran trabajo ante la hipocresía de otros muchos.
Por favor, como dicen otros, sigue pedaleando y POR DIOS!!! no dejes de escribir... animo!!!

Waldemar Pera dijo...

Chema, ya no sé cuanto hace que descubrí tu blog. Será por lo que escribes, será porque no estamos tan lejos en años calendarios (1973 comenzó para mí), pero siempre encuentro una razón para seguir leyéndote.
Claro que me encantaría alguna vez decir directamente "Gracias" (perdí la oportunidad cuando estuviste en Chile, mi casa hoy después de salir de Uruguay).
Pero créeme, no solo lo que escribes de tecnología me gusta. También cuando salé el Chema de Móstoles, porque encuentro que tenemos otras cosas en común.
Fuerza desde aquí, para que sepas que un "Gracias" siempre estará de este lado ... aunque sea a la distancia.

Allan dijo...

Grande Chema!, siempre ídolo en todo sentido de la palabra, como profesional eres un mounstro y como persona si que más, personas así son las que necesita la sociedad.

Unknown dijo...

No te agobies, todos vamos más saturados que la leche. Quizá escasee gente de nuestra profesión. Y en lo de perder a gente maravillosa cercana , uff te cambia la vida. Porque al final Kansas tenia razón con su "Dust in the Wind"...
Haremos lo que sepamos, lo que podamos y sobre todo compaginado con cuidar la tierra, porque por mucho que hagamos sin la tierra sana no seremos nada. Cuidate y Gran Abrazo. Otro que vivió en el "más allá" y montó en la Blasa antes de que el cercanías llegase al centro!:)

P.D. ..vamos, creo que no soy un robot no?

Entrada destacada

Nuevo libro "Máxima Seguridad en Windows: Secretos Técnicos 4ª Edición" de @0xWord

Desde 0xWord se ha acelerado para tener a tiempo antes del verano la 4ª Edición del libro "Máxima Seguridad en Windows: Secretos Técn...

Entradas populares