domingo, febrero 03, 2019

The Originals

Siempre he creído que hacer las cosas solo es una manera de no cargarse con responsabilidades de otros en la cabeza, pero que para una persona solo hay objetivos que están fuera de su alcance. Es imposible superar la fuerza de un equipo unido y coordinado para conseguir determinados objetivos. Hay retos que sólo están al alcance de un grupo de personas trabajando juntas y no solo de un único individuo por muy bueno que sea. Un gran guitarrista puede hacer música preciosa, pero aún así, necesita de un mínimo de compañeros para hacer un buen concierto de Rock'n Roll, y muchos más compañeros si quiere emocionar al público con una buena Ópera con mayúsculas.

Figura 1: The Originals

Cuando Rodol y yo arrancamos Informática 64 allá por el siglo pasado, teníamos claro que queríamos crear la música de nuestra vida. Así lo escribimos en aquella servilleta. No queríamos seguir los derroteros que nos tocaban por los naipes que se habían repartido antes incluso de que nos sentáramos, si quiera, a la mesa de juego. E hicimos un dueto que nos permitió escribir nuestra música.


Ese binomio siempre ha sido fuerte y ademas diverso. Rodol y yo tenemos formas de ser muy diferentes, y habilidades muy dispares. Habilidades y capacidades que juntos nos hacían mucho mejor que separados. Siempre he tenido la visión de Rodol y yo como una molécula con dos átomos distintos que genera nuevas capacidades y nos hace mucho más resistentes al medio. Y así comenzamos nuestro camino.

Pero cuando nos juntamos para montar Informática 64, después de llevar años haciendo cosas juntos de toda índole, teníamos claro que montar una empresa era lo mismo que montar una banda de Rock'n Roll. Necesitamos compañeros para el grupo que nos ayudaran con los instrumentos que necesitamos. Gente buena con el hardware. Gente buena con los sintetizadores. Gente buena con el montaje de escenarios. Gente buena con la escenografía o las finanzas. Y así hicimos. Y tiramos de la gente cercana que conocíamos o que íbamos conociendo. Incluso familiares como hermanos o madres que al final terminaban teniendo siempre alguna misión.


Siguiendo con esta metáfora de la banda de Rock'n Roll, hay que tener en cuenta que yo soy de esos que admira a los Iron Maiden por haber sabido mantener a los miembros a pesar de los cambios que ha sufrido la formación. Un grupo que Rodol respeta, aunque prefiera más a sus queridos Guns'N Roses - para mí, tener a Rodol a mi lado, siempre fue como tener de compañero a Slash tocando con su magia el ordenador -. Un genio con el que podíamos hacer grandes cosas. Y para muestra la historia de un portada que os conté hace ya algún tiempo.




A post shared by Chema Alonso (@chemaalonso) on

A pesar de que en Iron Maiden se fueran algunos miembros, de que cambiaran varias veces de cantante o batería, los Irons han mantenido firme el binomio Steve Harris y Dave Murray. Y luego, Bruce Dickinson, Nicko McBrian, Adrian Smith y Janick Gers son sí, o sí, miembros de la familia.


Y yo siempre que puedo voy a verlos y disfrutar de ese espíritu. ¿Quién dice que después de más de 35 años Nicko no es parte del espíritu de los Iron Maiden? O que Bruce, que durante un tiempo se fue del grupo no es uno más del equipo. Al final, los Iron Maiden son todos los que han estado y hecho la banda grande. Incluso Clive Burr o el flipado de Dennis Wilcok. Que de todo te puedes encontrar en el camino cuando eres el frontman de una banda por la que han pasado tantos miembros.

Para mí, que me he criado con los Iron Maiden, hacer Informática 64 con mi colega de pasión fue como llevar una banda de Rock'n Roll que nacía en nuestras calles de Móstoles. Rodol y yo hacíamos la mayoría de los temas del grupo, que luego tocábamos todos juntos, pero poco a poco los miembros fueron dejando su impronta, y algunos dieron alma y cambiaron definitivamente nuestro futuro. Yo solía poner la letra. Rodol la música. Y todos los demás compañeros ejecutaban el concierto diariamente, sacando una tras otra todas las asignaciones que teníamos en la partitura, que para nosotros eran nuestras famosas "Tablas". Rubén, Tony, Jandro, Igor, Pablo, Ioseba, Rober y un largo etcétera que miraban las tablas que Rocio rellenaba.


Cuando Informática 64 llegó a Telefónica y le cambiamos el nombre por ElevenPaths llegamos un grupo de dieciocho personas, Justo antes de venirnos éramos algo más de veinte en la banda, pero algunas de ellas que estaban en el equipo por aquel entonces salieron justo antes de comenzar nuestra andadura. Algunas querían hacer otra cosa, otras quisieron arrancar un nuevo proyecto personal aprovechando que nos veníamos. Y comenzamos otro día más a componer.


Lo cierto es que el core de aquel equipo que nos vinimos a Telefónica, a grabar discos de música de todo tipo pero con mucha más producción. A hacer Rock'n Roll y tocar en grandes festivales, todavía estamos por aquí. Como decía mi querido Franky, a que los chicos del SAT tuvieran un sitio cada uno y no una mesa con una banqueta para tres que compartían. A crear nuevos temas, con nuevos profesionales, con grandes equipos de sonido, con nuevos instrumentos y con grandes objetivos, seguimos un buen número. Incluso, algunos que estaban en la banda y se habían ido antes de comenzar con ElevenPaths, se han incorporado otra vez. Y nosotros encantados que si eres de la banda, eres de la banda.


Pero además, en aquellos entonces, cuando estábamos en Informática 64 hacíamos pequeños festivales en forma de Giras Up To Secure, en forma de Campamentos en el camping de El Escorial, en forma de desarrollos conjuntos, en forma de contrataciones cruzadas. Con otras bandas pequeñas como SmartAccess, como Hispasec (antes incluso de que Google se llevara Virus Total), como Taddong, como freelances maravillosos, o bandas más consolidadas en aquel entonces como S21Sec, etcétera. Y de ahí que cuando arrancó ElevenPaths no solo pensara en los miembros de Informática 64 para hacer que la música sonara muy fuerte. Yo quería hacer un gran festival, al viejo estilo del FestiMad. Así que no es raro que hoy, en ElevenPaths tenga muchos de los miembros de aquellas otras bandas que fui fichando por separado o de forma completa para el equipo.


Y este viernes, coincidiendo con mi séptimo aniversario en Telefónica, decidí hacer una comida old-style con The Originals de ElevenPaths. Los chicos que llegaron a ElevenPaths viniendo desde nuestra querida Informática 64. Así que días antes le pedía a Rodol que viniera a verme a mi despacho y le propuse un tema:
"Rodol, ¡tengo una idea! ¿Qué te parece si hacemos una comida de los de Informática 64 en restaurante chino de Móstoles de Yin donde solíamos ir todos los viernes, que cada uno se pague su comida como hacíamos siempre, luego NO das ningún discurso como solías hacer siempre, nos diseñas una camiseta molona de The Originals, nos tiramos una foto en el viejo local y nos vamos a tomar un algo como hacíamos antes cuando ensayábamos en el local?"
Rodol, con su habitual verborrea contestó con su mágico "Ok". Solo es una palabra, y la dice bajita y generalmente mirando hacia abajo. Pero es oro esa palabra. La dice Rodol y vale. Punto. Es como nos hemos comunicado siempre. Sé cuando a Rodol le mola algo. Así que nos dimos un abrazo, nos tiramos esta foto, y nos citamos para este viernes.


Y como solía pasar con todos los planes - ya fuera un programa, un hack, una web, un libro, una excursión, un mítico kick-off de Informática 64, el cambio de una sede, la contratación de alguien, la compra de una furgo, un nuevo local, traer un futbolín a la oficina o pintar las paredes de nuestro entorno de trabajo - lo hicimos. No somos de decir que vamos a hacer algo y no hacerlo. Desde luego nunca fracasamos por no dejar de algo algo. Y fue genial estar con los compañeros en corto y hablar de cómo eran entonces, de cómo es ahora, y de nuestros problemas con la presbicia. 


Es la magia de aquellos años. Rodol y yo nos poníamos de acuerdo a nuestro modo y lo hacíamos. That´s all. Y es que en el fondo, sigo creyendo que mis equipos de trabajo o de amigos, ya sean Informática 64, ElevenPaths, Los Niños PerdidosLUCA, AURA, 4th Platfom, Movistar Home, CTO, Brand eXperence, Network Tokenization, Talentum, Los 50 Chuletones de GrayAdvertising, el equipo de Ideas Locas, la unidad CDO completa, 0xWord o mis compañeros en proyectos ad-hoc en Telefónica deben ser como un grupo de música de Rock'N Roll. Deben tener alma y corazón, si no, la música no suena.

Saludos Malignos!

3 comentarios:

Berna Muñoz dijo...

Bonita historia, digna de una entrada como esta, buen trabajo

Javier Martínez dijo...

Quė decir de Rodol! Un mega crack como profesional y una constelacion entera como compañero y persona

Edgardo Ponce dijo...

gtan historia :)

Entrada destacada

Seis recomendaciones personales de libros de @0xWord para disfrutar y aprender

Este verano pude disfrutar de la lectura de un libro que me encantó. El libro de Factfulness que me había regalado mi compañera Beatriz Ce...

Entradas populares