jueves, enero 27, 2022

De profesión "Programador de Frontales React en Aplicaciones Web". El mundo quiere cada vez menos "Yo sé de todo un poco". #HackYourCareer

El mundo de la tecnología se ha profesionalizado mucho. Esa profesionalización, con la aparición de un volumen de tecnologías enorme, conlleva una especialización. Un entendimiento cada vez más amplio de tecnologías y ecosistemas paralelos, y un entendimiento cada vez más profundo de una disciplina concreta. Como ejemplo, cuando creamos Singularity Hackers, documentamos 50 roles y profesiones distintos, con diferentes niveles de espcialización diferentes, que van desde CSO, a QA Seguridad, pasando por pentester, ciberinvestigador en CERT, auditor en BlueTeam, ethical hacker en Red Team, forense y analista de malware en el CSIRT, etcétera. Especializarse para encontrar el punto concreto donde tus habilidades son más valoradas, y donde puedes ser mucho mejor profesional porque te va a gustar.

Figura 1: De profesión "Programador de Frontales React en Aplicaciones Web".
El mundo quiere cada vez menos "Yo sé de todo un poco".

Esto sucede en todas las ramas tecnológicas hoy en día, y cuando tengo alguna charla con alguien para orientarle en su carrera profesional - algo que me piden cada vez más, algo que siempre le digo es que haga algo que le guste. Que si hace algo que no le gusta, nunca va a dedicarle todo el tiempo que será necesario para dejar de ser "uno más del montón" en ese trabajo. Y es especialmente sensible con la programación y los profesionales DEVELOPERS. Ser un buen programador exige conocer profundamente un área de disciplina hoy en día, ya que en solo un área de disciplina, hay mucho que saber.
 
Una anécdota personal sobre este ejemplo que os voy a contar. En el año 1996, cuando yo tenía 21 años, había comenzado a trabar ya, y me asignaron ser profesor de un curso de Programación de Aplicaciones Web, y el universo completo para hacer aquello consistía en saber:
  • Para el frontend:
    • HTML 3.2 (con especificaciones no completos de HTML 4 que cada uno hacía como le daba la gana)
    • Javacript recién sacado del horno que iba en unos navegadores sí en otros regular.
    • Herramientas para formatos gráficos: GIF, GIF89a, JPG, Mapas de imágenes.
  • Para el backend
    • Perl
    • PHP (Perl Host Script)
    • ASP
  • Bases de datos
    • SQL
Y más o menos con todo esto, con saber algo de redes y servicios de Internet, te contratabas un ISP, un Hosting, y te hacías tu .COM para triunfar en el boom del año 2.000, donde muchos de los que se subieron a esa ola triunfaron, otros no tanto.

Hoy en día, para ser un buen Front-End Developer, o un buen Back-End Developer, debes conocer otras - y muchas - disciplinas. Los patrones de diseño han cambiado. Antes hablábamos de Programación de páginas web reactivas, en la que se sucedía la lógica de negocio cuando había una petición desde el Front-End por parte del usuario, para luego pasar a Programación Reactiva, entendido que las aplicaciones debían comunicarse, podrían ser distribuidas, y debían tener sistemas de paso de mensajes entre ellas. La Programación Orientada a Componentes aceleró la construcción de este tipo de aplicaciones, y con el paso del tiempo, las Aplicaciones Reactivas con lógica de negocio en Front-End basada en eventos y mensajes fue haciéndose más popular, junto con las necesidades de apps en Tiempo-Real que reaccionaran tanto en situaciones de cliente como en datos de servicios en forma de Datos en Stream. Y el mundo sigue cambiando. 
Es decir, que de aquella arquitectura de tecnologías que alguien podía conocer en suficiente profundidad como para montarse una .COM, hemos pasado a un nivel de especialización enorme, en todas las áreas tecnológicas. En el caso de las aplicaciones con Front-End Reactivo este cambio ha sido mucho más importante. El cuidado con que debe construir sus interfaces tiene una importancia brutal en el negocio. 

De sus decisiones arquitectónicas, del cuidado de su código, y de la optimización de sus componentes depende el negocio. El SEO, el SEM, la hiper-personalización, el buen funcionamiento Responsive en los diferentes end-points, etcétera, es vital para que un sistema funcione o no. Los Front-End Developers son joyas de la corona, junto con el equipo e User eXperience y User Interaction para que la aplicación web funcione o no funcione en su interacción con el cliente. Sin dejar de lado la importancia del BackEnd, claro está. Pero un gran Backend no luce sin un buen FrontEnd y un Backend bueno, puede parecer espectacular con un gran FrontEnd.
Son profesionales muy demandados, que deben conocer muchas tecnologías que han surgido en los últimos años desde la irrupción de React en 2013, la biblioteca Redux, la aparición de frameworks como Angular, los nuevos entornos de trabajo con GitHub, las apps en Node, o las necesidades del despliegue continuo de Apps donde es necesario entender el mundo DevOPs, DevSecOps, las herramientas de mocking para testing Apps y conocer los ataques client-side y APIs, etcétera. Es decir, muy lejos de todo lo que era necesario antes.

Si tienes en mente emprender en el mundo tecnológico, y vas a tener una WebApp Responsive, que va a ser clave en tu negocio, vas a necesitar a estos especialistas, y si quieres aprender de estas tecnologías, puedes hacerte un BootCamp Online en FrontEnd React Developer que te pongas al día con todas ellas. Verás que son hoy en día son muy demandadas. En Telefónica, siempre tenemos ofertas de profesionales especializados en Frontend, y en la zona de Talento Tech de GeeksHubs Academy, verás que también las tienes.
Así que si quieres que tu futuro pase por la creación de tecnología para hacer servicios y/o webapps, ponte las pilas en las nuevas tecnologías, y haz una especialización profunda, que el mundo de la tecnología cada vez demanda menos perfiles de "yo sé un poco de todo".

¡Saludos Malignos!

Autor: Chema Alonso (Contactar con Chema Alonso)  


miércoles, enero 26, 2022

Hoy "El lado del mal" cumple 17 años

Se dice pronto esa cifra. Diecisiete años hace que comencé a escribir en este blog. Antes, como sabéis los más viejos del lugar, escribía unos textos en unas listas privadas con el título de "Un informático en el lado del mal", pero solo a amigos y conocidos cercanos. Después, el 26 de Enero del año 2006 comencé a escribir en este blog, que se convirtió en mi piel digital en la red.

Figura 1: Hoy "El lado del mal" cumple 17 años

En aquel día no tenía un objetivo claro. Lo usaba para recordar y registrar lo que iba aprendiendo, lo que iba descubriendo, lo que iba viviendo. Sin ninguna pretensión. En aquel entonces, aunque es verdad que llevaba años dando charlas por España en multitud de eventos, ferias y congresos, aún no había usado nunca mi gorro de rayas. En aquel entonces simplemente comencé a escribir.

Con el tiempo, este blog fue creciendo en importancia y en relevancia para mi vida. Fue ocupando más lugar y tiempo, porque me fue dando mucho más de lo que esperaba inicialmente. Porque este blog se convirtió en muchas cosas para mí. Mi lugar de pasar resumen de mi día. Qué voy a publicar hoy, qué aprendí ayer, qué viví, qué voy a hacer mañana. Mi punto de control en el mundo digital para lo que ha sido, es, y espero que siga siendo mi vida. La tecnología.

Por el camino en este blog ha cabido de todo. Los artículos de muchos amigos. La agenda de muchos eventos, charlas, congresos, conferencias, cursos, másters. Mis intereses e investigaciones en el mundo del hacking. Los retos de hacking. La publicación de cuentos y relatos. El anuncio de hitos y nuevos proyectos. Los cambios y evoluciones profesionales. Mis anécdotas personales. Mis textos reflexivos e intimistas. El recuerdo de personas. Los tutoriales para compartir lo aprendido. Mis pequeños aportes al mundo de la tecnología. Mis gustos. Mis fobias. Mi concienzuda e inexorable transformación provocada por el tiempo. 

No pensé nunca que escribir y exhibir públicamente letras en modo "quick & dirty" pudiera ser tan reconfortante, darte tanto, exigirte tanto. Como cuando consigues la redención por haber sufrido mucho en la consecución de un objetivo. Para mí, levantarme y preguntarme qué publico hoy en "el lado del mal" es tan natural, que es parte de las tareas esas que me fiscaliza "el demonio cabrón". Y me compensa. 

Siento, además, que el día que deje de querer publicar, será el día que habré dejado de querer ser parte de la vida. Que me habré convertido en otra persona. Que ya no seré Chema Alonso. Ni Josemaricariño. Seré alguien distinto. Una persona mayor que se ha dejado llevar fuera del hoy. Que se ha implantado en la resistencia al cambio. En querer hacer algo que no sea crear tecnología. Disfrutar la evolución. Emprender nuevos proyectos. 

Así que, a todos los que venís aquí a diario. A los que os habéis tenido que operar la vista. A los que ahora usáis gafas o habéis configurado la resolución más grande. A todos los que venís a ver cómo estoy. De qué habla hoy Chema Alonso. Qué ha puesto éste en su blog. A los que chequeáis que estoy vivo solo porque sigo publicando. A los que me habéis ayudado a hacer pruebas, hacks, e inventar locuras. A los que habéis cruzado vuestras vidas con las mías un rato del camino solo porque caisteis, tropezasteis, u os encontrasteis un día leyendo un post. Y habéis venido más. A todos los que habéis compartido algo más allá en mi vida después.  A los que habéis venido a verme hablar. Gracias por venir a verme.

Yo seguiré escribiendo para que vuelvas, para que regreses, para que te animes a estar cerca de este lado maligno mío. Al final, queramos o no, el tiempo que tenemos en la vida para hacer cosas es limitado, pero mientras tenga un minuto que gastar en vivir, publicaré por aquí, con la esperanza de que vuelvas otra vez.

¡Saludos Malignos!

Autor: Chema Alonso (Contactar con Chema Alonso)  


Entrada destacada

Máster en Fundamentos de Ciberseguridad para comenzar en Ciberseguridad desde cero

En el Campus Internacional de Ciberseguridad, donde yo soy el Mentor del programa de Másters , hemos estado trabajando en crear un Máster de...

Entradas populares