miércoles, agosto 25, 2010

Google - y Yahoo- no tienen la culpa

Siguiendo mi tradicíon de hablar de Google, voy a a hablar de... Google. Esta historia está lejos de tener algo que ver con el caso del Google Street View, la demanda de Oracle o el famoso tema de la neutralidad en la web tras el acuerdo con Verizon. Bueno, no tan, tan, tan lejos, ya que también tiene que ver con los tribunales, pero de otra manera.

En este caso es sobre los contenidos que indexa. Esto ya ha sido tema de debate durante mucho tiempo. El caso es que una modelo Argentina había demandado a Yahoo! y Google por indexar contenido dañino referido a ella. Y en primer instancia había ganado el juicio e iba a ganar unos 10.000 dolares. Vamos, el chocolate del loro comparado con lo que ha sacado la amiga Larisa Riquelme vendiendo sus fotos a una revista "como Dios manda".

El caso es que Google y Yahoo! apelaron y, por supuesto, han ganado. La sentencia dice que mientras que no sean negligentes a la hora de eliminar los contenidos cuando se les avise legalmente no hay problema y que a otra cosa mariposa.

Ahora, haciendo de Maligno, vamos a suponer algún otro punto de vista. Que los buscadores como Google, Bing, Yahoo! y el mismo Youtube viven del contenido es evidente. Que todos ellos se han convertido en sistemas donde habitan datos sensibles de organizaciones, exploits para atacar a usuarios o son una forma fácil de encontrar contendio con copyright, es un hecho. ¿Quién no ha visto un capítulo de una serie de DVD volcado en partes en Youtube? Yo me chupé un día, en 7 partes la peli de "Y si no nos enfadamos".


Si estos buscadores buscan a una velocidad brutal, aunque tengan mecanismos para eliminación de contenido... ¿cuánto tiempo tardará ese contenido en estar otra vez disponible a través del buscador en otra ubicación? ¿Qué es un mecanismo fiable? ¿Debería existir alguna protección contra la reentrada de contenido? Hay sistemas de reconocimiento de fotografías, firmas de textos, sistemas heurísticos, etc... para detectar la reentrada. ¿Alguna inspección de las URLs que se dan de alta para evitar que lleguen a la base de datos links con exploits? ¡Que las pasen por Virus Total!

He de decir que, como usuario, y dedicándome a lo que me dedico, es genial que los buscadores funcionen así, pero... ¿y si estás en el otro lado del cañón? La verdad es que no tengo una opinión 100% formada, pero creo que los motores de búsqueda se han convertido en una parte muy importante de la sociedad de hoy como para replantearselo.

Recuerdo un debate aquí en España sobre la manipulación de la información en el que se debatía sobre si es sólo el pagerank el que decide el orden de las noticias o hay un mano editora. ¿Qué pasaría si todas las noticias que salen sobre un tema son de una única tendencia política?

Saludos Malignos!

PD: No vuelvo a postear sin desayunar primero.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Dos cuestiones que no tienen relación entre sí.
1ª: Al clickear en los links del email enviado vía FeedBurner (estoy suscripto por email, qué antigüedad!) direcciona al dominio .com y, entonces, no se encuentra el blog ni el post, desde luego.

2ª: El caso de la modelo argentina no me quita el sueño, con franqueza. Pero hay otros, serios, ya que Google no sólo indexa sino que aloja contenidos, en Blogger, que violan leyes nacionales y tratados internacionales de protección de los derechos humanos. Ejemplos sobran pero no espero difundir esos blogs aún más, contenidos que van desde pornografía infantil, pederastía, pasando por zoofilia, y, no puede faltar, revelaciónde datos privados altamente sensibles, cuya publicación está prohibida en los países donde residen los afectados. Vaya a litigar a Florida, stupid!! -con carcajada- We're under the US laws!!! es la respuesta de Google en los países donde tiene residencia como empresa.

Daniel dijo...

Sobre el tema de los contenidos, yo creo que los buscadores deben ser herramientas que ayuden a localizar lo que el usuario quiere, lo que el usuario haga o como acceda a esa información debe ser su responsabilidad.

Es como si a un niño sus padres no le dejan leer un diccionario porque vienen palabrotas, no sea que las aprenda y luego las use...


Sobre la mano detras del posicionaminento... el usuario vuelve a ser quien elige acceder al contenido. Es como si alguien compra cierto tipo de prensa o ve ciertos canales de televisión (esos que todos sabemos que tendencias politicas tienen) y luego se quejan porque no hay veracidad ni objetividad en los contenidos.

Entradas populares