sábado, diciembre 09, 2017

Cómo vestir en una entrevista de trabajo con el Maligno

Este puente estoy de estreno. He disfrutado de tiempo de calidad con mis princesas y quería celebrarlo. Me fui de compras. Me he comprado una sudadera granate con gorro y con canguro. También una azul. Son cómodas. Calentitas. De las que me gusta llevar cuando estoy con el monopatín. Con las que voy cómodo al trabajo.

Figura 1: Cómo vestir en una entrevista de trabajo con el Maligno

También estoy estrenando unas nuevas zapatillas. Son rojas. Aún siguen siendo rojas hasta que decida que deben ser de otro color. Estas son aún más rojas. Ni me las fui a probar antes de comprarlas. Son unas New Balance 574 de mi número. Me conozco bien ese modelo. Es el tercero que llevo. Las encargué por Internet y las estoy estrenando. Son cómodas. Con las que salgo a cenar con los amigos. Con las que estoy a gusto cuando paseo escuchando Linkin Park en mis momentos de soledad. Con las que voy a gusto al trabajo.

Me gusta la ropa cómoda. La ropa vieja que se adapta a mi cuerpo. Incluso la ropa rota. Soy fácil. Zapatillas deportivas. Pantalones vaqueros. Camiseta. Sudadera. Alguna vez me pongo imaginativo y uso una camisa y un jersey por encima. O me pongo unas botas porque vaya a hacer mucho frio. Esa es toda mi variación con la moda. Y así voy cómodo al trabajo. No. No suelo llevar el gorro en el trabajo. Sí. Sí suelo usar el gorro cuando hace mucho frío y voy por la calle o voy a la nieve.


Figura 2: Más allá de los límites de tu realidad

Siempre he pensado que la ropa es algo funcional que debe ser útil para tu vida. Cuando era joven y estaba iniciándome en el mundo laboral me obligaban a llevar traje y corbata. Y era un coñazo integral. No me sentía cómodo. “¿Programar con corbata?” “¿Administrar sistemas con corbata sobre el teclado?” A mí siempre me parecía totalmente antinatural. Y un día decidí que se acabó. Como ya os conté en la charla de “Más allá de los límites de tu realidad”, decidí que se acabó ir al trabajo con traje y corbata y llevar el pelo corto.

Era infeliz hasta ese momento, y quería sentirme feliz. Quería dejarme el pelo largo como lo he llevado siempre en mi barrio de Móstoles. Quería llevar con orgullo el origen de dónde vengo. Quería sentirme cómodo. ¿Qué tenían que ver mis conocimientos de Tunnig de Oracle con que llevara traje y corbata? Nada. Y decidí que se acabó. Algunas empresas dejaron de contar conmigo, pero yo fui más feliz. Y con el tiempo ya nadie me pidió que llevara traje jamás.

La ropa en la entrevista de trabajo

Ahora, cuando hago una entrevista de trabajo a una persona, que venga con traje, con camisa de doble puño y gemelos, me da lo mismo. Si es así como va todos los días, pues genial. Pero si no, que venga como quiera. Mientras venga limpio y aseado, ¿Qué más da si viene con camisetas de Goku, Metallica, QuickSilver, camisa, jersey, pelo largo, corto, teñido de azul, verde, tatuajes, piercings, cresta, botas altas, playeras, vaqueros rojos, verdes, azules, o amarillos? Me da igual. Igual que si quieres venir en traje y corbata. Tu aspecto, sexo, edad o ropa no te va a hacer merecedor o desmerecedor de una plaza en mi equipo.

Figura 3: Por favor, no hagas caso a este artículo si vienes a una entrevista en mi unidad

Por supuesto nada que ver con lo que recomienda este artículo. No sé yo. No uso reloj porque me molestaba para usar el teclado y hace años que me lo quité. No te digo nada ya si me obligan a comprarme camisas de doble puño y gemelos. Yo no he usado gemelos en mi vida.

Figura 4: Consejos para un look formal según ese artículo

A día de hoy, la verdad, se ven pocos trajes y corbatas en mi unidad. Alguna vez nuestro queridísimo CEO de ElevenPaths (que disfruta poniéndose elegante para ir a algunas reuniones), o algún compañero lucen sus trajes, pero la gran mayoría vienen cómodos. De todas formas, a la gente de mi equipo que venga con traje y corbata voy a revisarle los tobillos a todos para ver si los llevan descubiertos o con calcetines divertidos. Lo mismo me echo unas risas buenas con ellos.

Figura 5: Lo de los calcetines divertidos me ha encantado.

Yo tengo calcetines de Star Wars que me regalaron. Pero no es una competición de moda. Es el trabajo, y yo quiero que la gente trabaje cómoda. Como le guste ir vestido. Como se vea guapo. Yo me veo bien con mi gorrito, con mis vaqueros y con mis zapatillas rojas.

Figura 6: Consejos para un look informal según el artículo

En esta foto en verano, en una reunión entre las directivas de dos grandes empresas como Apple y Telefónica, Tim Cook se vino con los brazos al descubierto. Y aún así comimos, charlamos y nos tiramos una foto molona. Hacía mucho calor, así que no llevé el gorro.


En cuanto al Look informal que proponen en el artículo. A mí no me molesta verte los brazos en verano. Incluso si llevas un tatoo molón. No hace falta que te compres un pañuelo blanco para venir a trabajar, puedes usar kleenex. Eso sí, si estás resfriado quédate en casa para no contagiar a los compañeros. Si tienes que hacer algo muy urgente podemos usar la vídeo conferencia.

Figura 8: A evitar en look informal según el artículo
Si sabes programar en C++, puedes venir en zapatillas deportivas, con camisetas amarillas de barrio sésamo e incluso tener las manos ásperas si como yo has trabajado en la obra de albañil, que allí cuando sacaba la crema Neutrógena se me echaban encima. No eran tan tolerantes como los estibadores Noruegos.

En las entrevistas, de las que os he hablado muchas veces, he seleccionado a mucha gente, y nunca me fijo en los gemelos de los puños dobles de las camisas, como decía el artículo que ayer generó un poco de polémica en Twitter. Lo importante es que sepas, que pienses, que seas capaz de aprender y resolver problemas. El resto no importa demasiado. Ven como quieras a la entrevista de trabajo. Hay muchas posiciones abiertas, y más que se abrirán en breve. Ven aseado, contento, y con ganas de hacer que tus conocimientos alimenten a tus compañeros y empaparte al máximo de lo que sepan ellos.


En otras compañías no sé si servirán estos consejos. En las compañías que a mí me gustan no demasiado. Astro Teller nos recibe sobre patines cuando vamos a Google X, allí casi todos los ingenieros van en zapatillas. Alguno, incluso, le gusta ir descalzo. En Facebook, bueno, ya habéis oido mil veces a Mark hablar de su idea de la ropa. Y en muchas de esas empresas tecnológicas, han competido por las rastas de Moxie Marlinkspike. Recuerda, si te guías por lo que te dicen los demás, siempre llegarás a los sitios a los que ellos ya han llegado. Y tú quieres llegar a tú destino, no al suyo.

Saludos Malignos!

PD: No podía terminar este artículo sin poner una de las cosas que más veces he comentado con mis amigos. Yo conseguí que el Financial Times hablara de mi camiseta. Ouh Yeah!! 

Figura 11: El FT hablando de mi camiseta de Fraggle Rock

15 comentarios:

Jesús Suárez Gálvez dijo...

Amén, Chema. "El hábito no hace al monje.". Lo que hace falta son personas con ganas de aportar y aprender... ni tan siquiera tienen que ser gurús en lo suyo. Es preferible contratar formar a alguien con ganas de verdad y que pueda aportar, que contratar a un gurú con actitud repelente... estos últimos salen rana.

Fran BT dijo...

Pocas veces me he sentido tan identificado en un post, Grande tío.

Morales Guillen dijo...

Buen post. Lo importante es lo que se tiene de conocimiento y ganas de superar tus limites.

mr_magoo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
mr_magoo dijo...

Para mi este es un ejemplo de por qué eres un referente el sector (cuestion de actitud). Te sigo desde hace años y cada vez que te veo decir algo así pienso: "asi quiero ser de mayor" - no digo que lo seas ;-).
GRANDE!!!. Sigue inspurando a nuevos talentos.

Jose Manuel Rodriguez Ferreiros dijo...

Buen post, aunque describe una sociedad empresarial deseable, y no la realidad actual por desgracia, creo. Gracias por iniciar el cambio, ojalá predique el ejemplo.

faby dijo...

xq usaste esa camiseta? aaaa?

danyrey dijo...

Me gustaria formar parte de tu equipo!! Como deberia hacer?

Jesús Romero dijo...

Ya lo había pensado, gracias por plasmarlo.

Dulce Ojeda dijo...

Para mi es la máxima. Voy a trabajar en zapatillas y me lo permiten. Ahora bien a día de hoy en las empresas corrientes todavía prima mucho el encorsetamiento.Con lo a gusto que se va con camiseta.mallas y zapatillas.

JCNSYSTEM SoftWare y HardWare dijo...

Para todo aquel que sepa leer el articulo, pienso que es lo mejor que he leido nunca. Eso si... cuando uno llega a ser la hostia en algo se puede permitir ciertos lujos y hacer que un departamento o empresa gozen de sus pensamientos. Pero no hay que perder nunca de vista que el tambien llevo traje al principio supongo que hasta que demostro su valia. Esto es importante comentarlo no vaya a ser que alguno de los que sois la hostia y buscais una oportunidad perdais esa oportunidad por enfrentaros a una entrvista que no sea con Chema Alonso. Un saludo. El dia que tube la oportunidad de hablar con Chema lo que mas me gustaron fueron sus palabras... su ropa es simplemente producto de su identidad.

Yahyr Paredes Arteaga dijo...

Es verdad no importa si llevas un traje o una capucha lo importante es levar los conocimientos :)

  dijo...

Diría que preguntando cómo hacer no es la manera...

Andrea Castellanos Katsini dijo...

Consejos para mujeres no hay? :-)

neko dijo...

"Tu aspecto, sexo, edad o ropa no te va a hacer merecedor o desmerecedor de una plaza en mi equipo."

El consejo es unisex

Entrada destacada

Motivación e Inspiración

A veces, cuando voy en un tren, o en un avión en un viaje, me paro a pensar en las cosas que tengo que hacer. Normalmente, las cosas que te...

Entradas populares