viernes, enero 26, 2018

Hoy "Un informático en el lado del mal" cumple 12 años

Desde que era un niño mis amigos siempre fueron mayores que yo. Como una forma de aprender más rápido de su experiencia, o simplemente por que había madurado un poco más deprisa, siempre tenía más afinidad con gente de más edad que yo. Y no me gustaba eso. Yo quería ser mayor.  Siempre quise tener más edad. Aprender más deprisa. Crecer más rápido. Hice cosas siempre fuera de mi edad. Descompensado con mi tiempo. Rápido. Muy rápido. Que hay muchas cosas aún por hacer. Un viejoven repelentillo que estudiaba mucho, leía todo lo que le caía en las manos y siempre pensaba en nuevas cosas que hacer.

Figura 1: Hoy "Un informático en el lado del mal" cumple 12 años

Tenía en las tripas un veneno que me hacía botar por la noche en la cama si no conseguía comenzar con el proyecto que tenía en mente. Circulando en mi cabeza. Arriba y abajo. Dando vueltas a cada detalle que podía imaginar. Quería hacer cosas. Y las quería hacer ya.

No, no penséis que estoy hablando de construir sistemas tecnológicos - que también - o hacer proyectos en mi etapa profesional. Hablo de cualquier iniciativa personal. Caricaturas. Un trabajo para el instituto. Un programa para mí mismo. Desde hacerme librerías para pintar ventanas, hasta programas para reprogramar el código ASCII y hacer dibujos y pequeñas animaciones. Dibujar un logo. Anunciarme para dar cases particulares en todos los medios que pudiera o encontrarme con Rodol para ver si conectábamos los equipos vía RRAS para jugar al Quake II. Veneno en las tripas que me obligaba a hacer cosas.

Y vaya que sí las hice. No recuerdo tener un día sin estar metido en algo. Sin tener algo que rondara mi cabeza al acostarme. Sin levantarme de un salto para pelear el día. El veneno sigue ahí.  No, ya no quiero ser mayor. Ya no soy el más joven de mis grupos sociales. Ya no quiero que el tiempo pase deprisa para hacer más cosas. Ahora quiero que el tiempo pase despacio para que pueda hacer más cosas. Paradojas de la edad.

Entre todas las cosas que pasaron por mi cabeza en una de esas noches envenenadas fue la construcción de este blog. Era el 26 de Enero de 2006 cuando publiqué el primer post. Un sitio sin muchas pretensiones al inicio, pero con vocación de durar. Yo no hago las cosas por hacer. Si me pongo a hacer algo, es que lo voy a hacer. No dejo las cosas a medias. No dejo las colecciones de cromos sin terminar. No dejo las series sin acabar. Y cuando di al botón de publicar en este blog sabía que era un camino que empezaba que sería largo, porque no tenía fecha de finalización.

Si me hubieran preguntado en aquellos años si iba a aguantar doce años con él, no habría sabido decir. Me hubiera dado un poco de vertigo. Doce años eran más que los años que llevaba trabajando en tecnología cuando abrí el blog. Lo cierto es que los he aguantado.

Por el camino he tenido tiempo de vivir varias vidas. De poner mi vida patas arriba varias veces. De vivir las experiencias de varios tipos de vidas. De construir y reconstruir mi vida profesional y a Chema Alonso varias veces. De ponerme el gorro en más de mil ocasiones sobre un escenario. De iniciar proyectos de todo tipo. De hacer Retos hacking. Publicar libros. Hacer herramientas. Arrancar con Talentum. ElevenPaths. LUCA. Aura. Informática 64. 0xWord. De cuidar de Cálico Electrónico. De viajar. De dibujar. De leer. De montar en monopatín. De ser Telefónica. De bañarme en el mar. De tirarme por la montaña con la tabla de Snowboard. De patinar sobre hielo. De hacer miles de kilómetros en bicicleta. De romperme las piernas en las rocas. De reír con "Los niños perdidos" hasta llorar y que me duela la tripa.

Por el camino he creado al Dragón Matías. He escrito cuentos a Mi hacker y a Mi Survivor. He escuchado música hasta la saciedad. He conocido a mucha gente que sigue en mi vida. A muchos que se fueron. He perdido a gente que se ha ido dejando vacíos. He conocido a gente maravillosa. De llamar a Rodol una vez más para decirle "Tengo una idea" y liarle para algo nuevo.

Y el blog ha estado ahí. Como compañero de mis penas y alegrías. Como ventana al mundo para contar lo que vivía. Como mi bitácora emocional para que pueda recordar mi vida. Puedo leer los posts y saber cómo me sentía cuando lo publiqué. Qué hacía. Con quién estaba desayunando ese día. Con quién estaba comiendo cuando lo escribía para el día siguiente. Con quién lo comenté antes de escribirlo. Es difícil no haberme conocido y no estar conmigo en algún momento que tuviera que ver con el blog. He publicado desde New York, desde Buenos Aires, desde Inglaterra, desde China, desde Brasil, desde Alemania, desde Noruega, desde Egipto, desde Barcelona, desde Zamora u Orense, por citar solo algunos de los rincones del mundo desde los que he dado publicar un nuevo post.

He escrito en Noche Buena, en Noche Vieja, en mi cumpleaños, en días de mudanza, enfermo, alegre, contento y triste. Muy triste. Dolorido. Sufriendo o con fruición. En silencio. Con música - como ahora mismo -. Escuchando a Rosendo decir eso de "Voy a ser el enemigo disparando Pan de Higo", a Linkin Park con su "Sharp edges", a Queen, a Los Rodriguez con su "Todavía una canción de amor", a Loquillo con su "Voy a ser una Rock'n Roll Star" o a Bon Jovi y su "Born to be my baby". Doce años dan para muchos días. Muchas noches. Muchas canciones. Muchas letras. Muchos sentimientos. Muchos momentos. Muchas vivencias buenas y malas.

Y ahí están hoy. Doce años. Más de 4.400 posts. Con textos de todo tipo. Desde artículos técnicos, hasta chorradas personales. Con dedicatorias escondidas para amigos. Con mensajes de amor dentro de las letras. Con pullas. Con entrevistas. Textos que poco a poco han ido enriqueciéndose con los artículos de amigos que han subido el nivel de mis publicaciones. Con mis dibujos. Con tus comentarios. Con mis ideas. Mis anhelos. Con el toque que cada una de las personas que he conocido en mi vida ha influido en mis letras. Están ahí. 

¿Seré capaz de mantener Un informático en el lado del mal otros doce años más?

Si por mí fuera, no dudéis que así será. Me haré muy mayor para entonces, pero firmaría ahora. Aunque no creo que pase. Supongo que un día algo sucederá. Cambiará mi vida. Me esconderé del mundo y me iré, como dice Rodol, a una isla con un cocotero. Yo a dibujar y leer, seguro. Para que me visite Mi Hacker y se venga a pintar conmigo algún monstruo a pachas mientras se recuesta sobre mí. A esperar a ver si este año Mi Survivor encuentra un rato entre aventura y aventura para venir a ver su papaete. Tal vez con una sonrisa a mi lado que me regañe y me cuide cuando esté estresado.  Que me de un masaje relajante para calmar los nervios en mitad de la noche. Como me ha pasado tantas veces cuando el estrés me sacaba botando de la cama por culpa del trabajo o por no tener listo el post para publicar a tiempo en "Un informático en el lado del mal".

Saludos Malignos!

10 comentarios:

Eduardo RA dijo...

Eres el mejor Chema, espero un día conocerte y tener, no solo una, muchas platicas de todo... tecnología, nuestras vidas, viajes,hacking...
Saludos desde México
Eduardo R. A.

kabracity dijo...

¡Enhorabuena :)! Yo llevo leyéndolo desde 2007 (tras algún evento que hiciste por Málaga como evangelista con el abuelo ese año) y aquí sigo =)

Jesús Pérez Serna dijo...

¡Gracias! Por estar ahí, compartir conocimiento y en especial por demostrar que se puede llegar muy lejos siendo uno mismo y manteniendo cada uno su propia personalidad

XSkunk dijo...

Sigue asi muchisimos años mas! Eres muy grande

Gatti dijo...

Hola Chema,
Escuche que ibas a estar en el Con.verge de Globant en Buenos Aires este marzo.
Me inscribi haber si me dan una invitacion y logro conocerte.

Bueno el blog, sigue asi :)

Toni Francisco dijo...

Enhorabuena Chema!! Ya hace muchos años que te sigo (ni me acuerdo...) y espero poder hacerlo muchos mas. Haces un gran trabajo. Felicidades!!

ÁGATA LIBERTAD dijo...

Zorionak! Felicidades.!

el_Coli dijo...

Muchas felicidades Chema!

anso dijo...

Felicidades por esos 12 y 12 más. Escribir (bien) es un trabajo que requiere constancia, esfuerzo y dedicación, en tu caso buena letra, pasión y obligación casi (relájate que aquí estaremos siempre la afición esperando algo bueno que no mucho, eso lo dejamos para la cátedra triunfante). Un lector agradecido. O:)

Jose dijo...

Muchas Felicidades, la verdad en el corto tiempo que llevo en el mundo de la seguridad, muchas de lo que he aprendido y he logrado implementar ha sido gracias a este blog, la prueba de concepto en su momento de eternal blue, la configuración de seguridad de wordpress, la implementación del latch. Espero sigan brindando un poco de su conocimiento y que vengan todo el equipo de Eleven Paths a Panamá, saludos y un fuerte abrazo.

Entrada destacada

Motivación e Inspiración

A veces, cuando voy en un tren, o en un avión en un viaje, me paro a pensar en las cosas que tengo que hacer. Normalmente, las cosas que te...

Entradas populares