lunes, marzo 19, 2018

Connected Skate Powered By Aura

El jueves, tras recuperar la perspectiva de la realidad, sufrí un breve shock. En un momento dado, cuando me vi en la sala de urgencias inmovilizado por las manos de muchas personas mientras me daban los puntos en las cicatrices que van a adornar mi cara desde ahora, en que tomé conciencia de lo que me había pasado. Para mí, hasta ese momento, todo era como un sueño extraño en el que las piezas no acababan de encajar, y en un instante me di cuenta de que debí de tener un accidente con un fuerte golpe en la cabeza.

Figura 1: Connected Skate Powered By Aura

En ese momento, en ese preciso momento, fue cuando sentí la gravedad de las consecuencias que podía haber tenido un pequeño accidente como ese. Un momento en el que se me vino el mundo encima y no pude contener las lágrimas. Fue como la sensación que te deja sin respiración cuando comienza una bajada pronunciada en una montaña rusa.

Irme con mis amigos a la comida de los 50 Chuletones fue una forma de procesar ese pensamiento. Estar sentado con ellos, y verbalizar cosas que pasaban por la cabeza me ayudó. También disfrutar el fin de semana con Mi Hacker & Mi Survivor, a las que he espachurrado más de la cuenta. Y ver a amigos y familia para volver a la normalidad.

Entre las cosas que me propuse, estuvo la de no coger miedo al monopatín, así que con Mi Hacker agarré otro de mis skates y me fui a probarlo otra vez. Por el camino nos encontramos con Winston, el perro que hace longboard en un monopatín como el mío, y nos ayudó para echarnos unas risas.

Una vez que me subí al skate, solo un poco y esta vez con uno de mis cascos de snowboard, me acordé de que en el último encuentro de Telefónica, mi compañero Guillermo había hecho un chiste con una caída previa mía en Distrito C en la que me quemé la rodilla izquierda - aún tengo la marca de la quemadura - y hablaba del "Connected Skate Powered By AURA".


Figura 2: Connected Skate Powered By AURA

Con todos esos alicientes, aproveché para hacer un vídeo con un montaje divertido, con el objetivo de mandarle un mensaje a Mi Hacker y Mi Survivor. No quiero que vivan con miedo, y por eso yo no pienso vivir con miedo. Me caí. Ha sido un gran susto. Debería haber llevado casco. Sí a todo, pero la culpa es siempre mía y no del monopatín. Me pondré casco, pero... el monopatín es divertido, y no pienso cogerle miedo.

Saludos Malignos!

2 comentarios:

RaMX Designs dijo...

chema, vas a estar en guadalajara mexico este abril?

Hugo Agraz dijo...

Lo mismo me pasó la semana pasada. Recuperé la conciencia arriba de una patrulla de policía y esposado en la parte de atrás. Hasta la fecha no recuerdo nada de lo que hice y solo me quedan las cicatrices en los brazos por todo el desmadre que hice.
Aprendí la lección y ahora evitaré que el alcohol me tome a mí.

Entrada destacada

Docker: SecDevOps. El nuevo libro de @0xWord

Hoy sábado tenemos una nueva sorpresa en la colección de libros de 0xWord , en este caso un libro de Fran Ramírez , Rafael Troncoso y Elia...

Entradas populares