domingo, enero 16, 2011

Los milagros existen

Creo que ya os conté a todos el momento olímpico que sufrí aquel día en Bilbao cuando me dejé mi computadora portátil en el control de metales del aeropuerto de Bilbao. Todavía tengo pesadillas en las que monto en el avión sin mi equipo. Pues bien, eso no fue nada con lo que me sucedió este jueves por la tarde y que demuestra lo que dice el título de este post: Los milagros existen.

Digamos como preludio que me gusta viajar en tren por cuatro motivos. El primero de ellos es porque es más económico que el maligno-móvil, el segundo es porque conducir largas distancias me cansa y me aburre, el tercero es porque Atocha me pilla bien y el cuarto es porque me permite trabajar durante todo el viaje.

Es por esto que el jueves, cuando regresaba de la primera semana de la Gira Up To Secure 2011 estaba volviendo en el tren de Cercanías de RENFE desde Atocha a Móstoles. Había quedado en que me fueran a recoger en una estación antes de la de Móstoles porque pilla muy cerca de la oficina, se aparca mejor para esperar a alguien y es justo la última antes del cambio de zona, con lo que te ahorras algo de tiempo y dinero.

A 2 minutos de llegar a la estación susodicha aún seguía enganchado con el teléfono móvil, en este caso enviando un mensaje de aclaración a alguien que no había entendido uno de mis exabruptos chistosos, con lo que estaba totalmente ensimismado con el cacharrín cuando sonó el aviso de “Próxima estación…” ¡la mía!

Venía muy cansado de toda la semana, así que salté de mi sitio, pillé la maleta y me bajé del vagón y empecé a andar por el andén mientras veía que el tren partía…. y fue en ese momento, cuando el tren ya estaba en movimiento cuando reparé en que en mi espalda faltaba un peso de unos 4 kilos…

¡miiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiieeeeeeeeeeeeeeeeerrrrrrrrrrrda!!!

Me había dejado la mochila en el tren con mi computadora portátil, los discos de backup, la cámara de fotos y lo que es aún peor, el libro de las Historias de la cantina de Moss Eisley.

Como os podéis imaginar el pánico se apoderó de mí y empecé a correr como un cosaco con la maleta por todo el andén mientras apartaba paseantes. Mi cara pasó de ser el Dr. Jekyll a la más negra de sus versiones mientras mi mente trataba de pensar: Operación candado, operación candado, operación candado…

La verdad es que no sé ni si lo llamaban así, pero siempre me descojonaba cuando en el programa de Gomaespuma alguien perdía un teléfono – o un jamón – en un taxi y lanzaban una operación de recuperación desde la radio para buscar al taxista susodicho. Yo estaba pensando en cómo conseguir que mi mochila con mi computadora consiguiera llegar a mis manos tras pasar por las estaciones de Móstoles y Móstoles -El Soto. Como os podéis imaginar, la tarea se me antojaba épica en ese momento.

Saqué el teléfono móvil y marqué a Eventos Creativos, ellos son la agencia que me coordina toda la Gira Up To Secure 2011 y esto era un incidente con la gira, así que marqué y en menos de 30 segundos dije:

“AcabodedejarmeelportátileneltrenquevaallegarahoraamóstolesllamadalaestacionparaquelorecojanqueyoibaenelúltimovagónllevabaunamochilanegradeMVP”

Tras un “¡Joder!” rápido me colgaron para ponerse manos a la obra mientras yo alcanzaba la ventanilla de la estación. El tren ya debería estar a menos de 2 minutos de llegar a Móstoles. Con voz melodiosa repetí:

“AcabodedejarmeelportátileneltrenquevaallegarahoraamóstolesllamadalaestacionparaquelorecojanqueyoibaenelúltimovagónllevabaunamochilanegradeMVP”

Dentro de la estación había tres mujeres que me miraron asombradas. Una de ellas estaba hablando por teléfono en ese instante.

“¿Cómo? No te entiendo nada, ¿puedes repetirlo más tranquilo?”

“Acabo de dejarme el portátil en el tren que va a llegar ahora a Móstoles llamad a la estación para que lo recojan que yo iba en el último vagón llevaba una mochila negra de MVP”

Primer Milagro

Me miraron asombradas y la que estaba hablando por teléfono me dijo:

“Ahora mismo estoy hablando con la última estación, yo les digo que la recuperen, pero si alguien se la lleva en Móstoles… no podemos hacer nada, vete a Móstoles El Soto volando”.

Dicho y hecho, salí a la calle corriendo mientras llamaba a la oficina de i64.

“¿Qué pasa Chema, ya de vuelta?”

No sabía que decir, corría hacia el coche que me esperaba mientras trataba de no juntar las palabras para que me entendieran…

“Me acabo de dejar la mochila con la computadora en el tren, voy a por ella al Soto, pero rodead la estación de Móstoles con gente del SOCtano por si alguien se la lleva en Móstoles”

Repitieron la frase del momento…

“Joder! Vamos corriendo”

A esto yo abría las puertas del coche mientras pensaba que el tren debía estar a escasos segundos de llegar a la estación de Móstoles.

“Rápido, a la estación de Móstoles - El Soto, que me he dejado la mochila en el tren con la computadora”..

“¡Joder!”, dijo el conductor y arranco haciendo sonar las ruedas.

Por el camino yo solo sabía decir “joder, joder, joder, joder,…” mientras llamaba a los elementos que había puesto en movimiento.

“Están avisados en la estación de Móstoles - El Soto, aún no ha llegado el tren a la última estación y hemos llamado a Objetos Perdidos de la Renfe para avisar de cómo es la mochila”, me informaron desde Eventos-Creativos.

Segundo Milagro

“Chema, estamos desplegados 4 personas alrededor de la estación, sale mucha gente, pero no hemos visto a nadie con la mochila de MVP”, me informaban desde i64.

Mientras, yo me acercaba a la estación de Móstoles-El Soto a toda velocidad y pensaba para mí: "¿Cuántas posibilidades hay de que una mochila con una computadora portátil pase por Móstoles y Móstoles - El Soto sin que nadie se la lleve a su casa para darle una nueva vida? ¿Alguna habrá, no? Hay gente buena por el mundo, o … tal vez nadie haya reparado en ella", me auto-consolaba, "o lo mismo…" De repente la estación se podía ver desde lo alto de un puente.

“Tenemos que dar la vuelta por ahí para entrar” me señaló el conductor a una calle que estaba atascada de coches.

“No hay tiempo”, dije mientras saltaba del coche aún en marcha para empezar a correr como un poseso en dirección a la estación.

La distancia era de más o menos un kilómetro y creo que batí la plusmarca de la distancia con guardia de seguridad del Carrefour detrás que hay en Bronxtolex, para llegar a la ventanilla de la estación exhausto. Era el momento de la verdad, ver si todos los movimientos de la operación candado habían dado algún fruto.

“Hola, vengoaporunamochillaqueheperdido”

Una chica rubia me miraba desde detrás del cristal y me decía:

“Tranquilo, tranquilo. A ver, ¿cómo es y que llevaba?”, me interrogó.

Yo, con pocas ganas de jugar me temí lo peor. Pensé que me lo estaba preguntando para que hiciera una ficha o porque iba a llamar a alguien a ver si había visto algo. Me vine un poco abajo, pero comencé a decir:

“Es negra y llevaba dentro un ordenador portátil con pegatinas de …” y de repente la ví. Ahí estaba, en el suelo, detrás del cristal. Ella, guapa, sexy, negra, preciosa……….. y empecé a saltar mientras la señalaba.

Tercer Milagro

“¡Es esa, es esa, es esa, es esa!”.

La gente de la estación me miraba. Ver a un melenas con un gorro de rallas saltar como Pocoyó delante de la ventanila de la RENFE debía de ser todo un espectaculo para ellos, pero par mí, el mundo se había reducido a esa linda mochila amorosa, que me sonreía con ternura mientras, con su mirada, me decía: "Tranquilo Chema, todo ha sido un susto, no te pongas nervioso, ya pasó"

Esta aventura terminó bien, y tras repasar todos los pasos mentalmente no sé si hubiera podido hacer más por recuperarla en tan breve espacio de tiempo, ya que todo pasó en 10 minutos. No sé si fue porque nadie la vio, por la paranoia de las mochilas en los trenes, porque la mujer estaba hablando con la estación cuando yo llegué, por la rápida reacción desde Eventos Creativos, o por los tipos que vigilaban la estación de Móstoles por si alguien salía con ella a la espalda, o símplemente que el destino no quiso que esta vez me dejara mi mochila, pero este post está siendo escrito desde mi ordenador y la mochila me mira con esos ojos que se tienen después de haber vivido mucho.

Saludos Malignos!

PD: Si alguna vez te has visto en una de estas situaciones... sabes lo que se sufre.

24 comentarios:

Peter Diaz dijo...

Hola Chema dejamte decirte que me he reido por lo gracioso que cuentas la historia pero he pasado por esto mismo y te juro que es algo que no le deseo a mi peor enemigo!! los que no sabes de tecnologia no comprenden que nuestros datos son como el balon para el futbolista o la raqueta para el tenista para hacer alguna analogia!!! Saludos y nos vemos en Clase. PFDR UEM.

Elena dijo...

jope menino, es de peli, que angustia!
enhorabuena por la recuperación

Pilar [PALEL] Arguiñáriz dijo...

ufffffffffff Chema... qué estrés, qué mal rato pero... ¡¡¡QUÉ BUEN FINAL!
ChicoListo!

Pilar [PALEL] Arguiñáriz dijo...

por cierto, ¿por qué no pones el gadget de búsqueda y así se podría localizar la entrada de la pérdida en Bilbao?

RFOG dijo...

Leerte a ti es mejor que leer una novela de aventuras.

Joer qué estrés (y qué risas).

Pilar [PALEL] Arguiñáriz dijo...

ha costado pero aquí está:
http://www.elladodelmal.com/2008/01/te-borro-tu-buzn-por-50.html

kabracity dijo...

Pues es lo que dice Peter, es sobre todo por los datos, en esos momentos te pones a pensar dos cosas:

1) cuándo te dio por hacer el último backup, y qué te falta en él
2) qué información tienes sin cifrar

Una vez se me rompió un hd externo con alguna info. sin backup...si lo hubiera perdido por ahí imagino que la sensación sería mucho peor =)

Anónimo dijo...

La verdad es que se pasa fatal en esos momentos.
Me alegro de que la hayas conseguido recuperar! :P

Héctor dijo...

jajajaja chema lo que no te pase a ti......

Daniel García Capel dijo...

Joder, que peliculón, me has mantenido en tensión hasta el final, jjajaja
Y lo gracioso es que conozco bastante bien esas estaciones de cercanías y tras haber estado un año hubiera confiado poquito en alguna alma caritativa que la devolviera. Pero vamos, entre el operativo y que la estación del El Soto no para mucha gente, ayudó :D

Anónimo dijo...

Chema.. la verdad es que me he reido con ciertas partes y otras no sabia si al final la recuperarias... Pero veo que al final la recuperaste. Enhorabuena aunque como me decia mi madre.. ¡Mas cabeza!, estas cosas pasan y por suerte has tenido un buen final, pero no te acostumbres....

En la renfe tendrian que estar flipando contigo ¿no?

Germán Sánchez Garcés dijo...

jooder! jajaj seguro no la cogieron por si tenía una bomba, ya sabes que dan respeto últimamente las mochilas y más si son negritas con cara de tiernas...

Alex dijo...

menuda historia! Estoy seguro que si alguien hubiera visto el video de MVP que colgaste en la entrevista de notrealsec.net tu mochila hubiera volado! (http://www.youtube.com/watch?v=lQ7goW7oFO8)

agux dijo...

Mala suerte con dejarse la mochila... Volviendo de una de las clases del FTSAI me dejé la mochila (con los discos duros) en el autobus y una señora me avisó a tiempo para volver a subirme y bajarme de nuevo.

Muchiiiiissiiiiima suerte esta vez. Menos mal, ¿eh?

Maria Laura Quiñones Urquiza dijo...

Ay Chema! a tu relato solo le falta musicalización, porque realmente da para hacer un cortometraje de esos que pasan en I-sat. Besote.

julian dijo...

Que bueno, pero para que veas que la gente de Bronstoles no somos mala gente

rustyloo dijo...

Pues a la hora de repartir milagros se olvidaron de mi :(. Yo me dejé la semana pasada el pendrive en un ordenador de prácticas de la facultad. Un ordenador que sólo usan alumnos de redes de ITIS en un aula en la que en esas fechas sólo entran los que van a hacer las prácticas y un par de frikis que anden con proyectos.

Volví corriendo después de apenas tres horas, sólo podrían haber pasado dos o tres grupos detrás de mi pero el pendrive ya no estaba. Ni allí, ni en conserjería, ni lo tenía el técnico de aulas o la profesora.

Así que adios a mi pendrive con todos mis apuntes y prácticas de estos tres años de facultad y con algunos datos personales. El último backup? No se, pero no era muy reciente, al menos he perdido todo lo de este curso.

Así que sí, los milagros existen, pero no para todos :(

lulo dijo...

hola chema
me alegro de la recuperación de la mochila, bonita historia, bonito final y bonita redacción y supongo que ahora mas que nunca.....bonita mochilla y su contenido. te asegurás dos veces (o mas) antes de bajar del tren.

Brixton_Cat dijo...

Eres un crack en esto de que presten atención tus lectores; en este caso, a través de la intriga y la falta de oxigeno (sí, tod=s hemos corrido contigo!!!)

Me recordó a una vez que perdí la cartera y la encontré cuando llegué a casa mientras pensaba que todo estaba perdido....

djdiez dijo...

Me ha pasado dos veces...una con una mochila que llevaba mi chaqueta, cartera y un pocket pc, que me percaté al momento pero no tenía manera humana de ir a la siguiente estación, ademas de que los señores de Renfe no se portaron tan bien como contigo... apareció vacia 1 mes después. La segunda, la misma mochila pero esta vez con un MacBook Pro dentro...aqui me di cuenta de que me faltaba algo al rato, eran las 23h y tras volverme loco intentando hablar con las estaciones, estaban todas cerradas. Al dia siguiente, por supuesto, ya no había nada que hacer... :-(

Anónimo dijo...

¡¡¡ Yo he pasado por eso!!! y sé como te sentiste. Dejé olvidado el maletin en un trasbordo en Atocha, con un disco duro, la declaración de Hacienda con todos mis datos personales (dirección, cuenta bancaria)y...¡¡¡ las llaves de casa!!. Me creí morir, ya me veía la casa desvalijada.
No puede montar ese "dispositivo" como tú, pero recurrí a un amable interventor de Renfe y a la "ayuda divina".
Para otra vez, tienes que coger algo con lo que hacer un nudo y repetir estas palabras:

¡¡¡ San Cucufato, con este nudo los cojones te ato y hasta que no aparezca no te los desato"
..Y apareció, lo recogieron unos guardias de seguridad en El Casar y estaba todo..
¿intervención humana o divina?..

¡¡¡ Que no se olvide desatar el nudo si aparece!!!. Pobre San Cucufato.
Saludos

Eduardo Augusto dijo...

Hola Chema...

Siento el incidente, debe ser mucho más duro con la portátil, a mi me ha pasado con unas llaves USB y un disco duro portátil, la situación no se parece a nada vivido antes, la angustia la sientes allí mismo en la boca del estómago, y lo único que ansias es ese mágico reencuentro que te devulve las ganas de respirar tranquilo otra vez...

Lo curioso es que siempre te preguntas ¿como puede ser que siendo uno de mis juguetes tan queridos y valiosos te haya olvidado?, no se supone que si es tan valioso y querido para nosotros estemos pendientes las 24 horas del día.

Son cosas muy curiosas, saludos desde Perú.

Anónimo dijo...

Muy buen final, es siempre reconfortante leer un final feliz, uno de mis seguros mas grandes, yo que olvido de todo en todos lados es mi marido...si mi marido, es siempre el que se fija que yo deje nada tirado :S. Eso si, cuando perdí datos de mi computador, fue mas difícil darle una solución pues obviamente no tenia un backup, desde eso utilizo este opción de backup online http://pydot.com/datasafe/datahogar.php, es bien sencilla y ni un poco costosa, aunque si ya perdiste datos y no los pudiste recuperar, créeme que terminas pagando cualquier precio para que no pase de vuelta.
Saludos :). Marianella.

lsd dijo...

Juaz! chema! al leerte lo sentia como esa adrenalina me imagino como seria en tu caso! al menos esta historia termino bien! :D

Entradas populares