lunes, septiembre 16, 2019

La felicidad como forma de seguridad siendo una robot rata #IA #robotica #scifi

Cuando lees muchas cosas que tienen que ver con el futuro, la imaginación no deja de explotar en tu cerebro, y eso me ha pasado este verano a mí con la lectura de algunos libros. Y hoy me apetece contaros alguna de ellas. En concreto, lo que tiene que ver con las "Robo Ratas" y los interfaces cerebro-computador que llevan años diseñándose.

Figura 1: La felicidad como forma de seguridad siendo una robot rata

Todavía no se conoce del todo el cerebro humano, ni de ningún animal, completamente. Todavía es difícil de entender bien eso que llamamos consciencia, y leyendo el libro de Homo Deux, el capítulo que habla del fin del humanismo, me dejó bastante pensativo.


Al final, el libro habla de tres cosas que rompen las bases del humanismo, y que son relevantes. La primera de ellas, pone en duda el famoso "libre albedrío" que hace que todo funcione en el mundo de hoy en día. Este "libre albedrío" supone que los humanos tomamos decisiones porque tenemos capacidad de elección. Y parece que no es tan así.

El segundo de los puntos al que hace referencia es al "individuo". ¿Realmente somos solo una persona o somos más de uno? No, no estoy hablando de los Géminis y el horóscopo. Estamos hablando de que nuestro cerebro es capaz de tener opiniones diferentes al mismo tiempo según qué centro tenga el poder de tomar esa decisión. Podemos pensar algo y hacer lo contrario. Y mucho peor.

El tercer problema es que los humanos pueden pasar a ser "irrelevantes" para el futuro si seguimos definiendo la vida como la hemos definido hasta hoy. Es decir, para producir riqueza, tomar decisiones o pelear guerras. Esto puede dejar de ser importante en el futuro, y puede que tengamos que redefinir muchas cosas en el humanismo.

Ni libre albedrío, ni relevantes, ni únicos y especiales

No os quiero romper el libro, porque merece la pena que lo leáis y descubráis sobre todo los puntos dos y tres que os he citado. El punto dos porque habla de los experimentos con humanos a los que se ha separado el hemisferio derecho del cerebro del hemisferio izquierdo, con resultados asombrosos de cómo somos más de una persona en el cerebro. Es como si tuviéramos varias CPUs en la cabeza con tomas de decisiones y opiniones totalmente distintas. A mí me dio escalofríos pensar que somos "dividuos" en lugar de "individuos".

El tercer problema, el de que los seres humanos pasemos a ser irrelevantes por tener que delegar las decisiones en sistemas de Inteligencia Artificial más capaces que nosotros por su capacidad de procesar datos y generar conocimiento, además de que junto a la robótica, la importancia de los ser generadores de riqueza nos dejará fuera de muchas competiciones.

Este es un debate interesante, ya que las probabilidades de que muchos trabajos sean sustituidos por robótica e IA en la próxima década es muy alta. Desde Contact-Centers, hasta conductores, pasando por camareros, recepcionistas, peluqueros, jardineros, etc, etc... Un debate que debemos ir teniendo ahora para pensar en cómo queremos que sean nuestras sociedades en el futuro.

Pero quería hablaros de la parte de las Robo-Ratas, que es más que interesante. Es verdad que os he dicho al principio que conocemos poco del cerebro humano, pero no que no conozcamos nada. Al contrario, y cada día conocemos más. Sabemos que hay determinadas sustancias que influyen en nuestra forma de ser y sentir. Por eso a veces recurrimos a la química para controlar nuestros estados de ánimo, las euforias, las depresiones, o los trastornos bipolares. Mantener un cerebro en un estado de felicidad constante y controlado se puede hacer a base de química.

La felicidad como forma de seguridad siendo una robot rata

Esto lo contaba ya el libro de Un Mundo Feliz con su querido Soma. Primero te cuento cuál va a ser tu lugar en la sociedad. Te hago una "narrativa" que haga que tu vida sea plena y tenga sentido - tal y como se explica en Sapiens - en tu rol de alfa, beta o delta. Pero si la narrativa que da sentido a tu vida - para la que te he condicionado desde el principio, falla - no te preocupes, tengo una pastilla que se llama Soma que te va a dejar como nuevo. Hoy en día, tienen otras marcas, pero se usan para cosas similares.

Pero el tema de las Robo Ratas es aún más allá. ¿Qué pasa si puedo incidir en tu toma de decisiones estimulando zonas de tu cerebro? ¿Y si puedo hacer que ir a la izquierda sea o que quieras hacer? ¿Y si puedo hacer que ir a la derecha sea tu decisión personal? Pues en esto consiste. El cerebro toma decisiones en "libre albedrío" porque quiere tomarlas, pero la realidad es que antes de tomarlas hay unos estímulos que hacen que la persona quiera tomar esa decisión. En las ratas sucede lo mismo, y lo que hicieron hace ya mucho tiempo es poner unos cascos con interfaces directos al cerebro para hacer que la rata quiera subir las escaleras, girar a la izquierda, girar a la derecha. El vídeo es antiguo, pero lo explica bien.


Figura 3: Robo Ratas

Por supuesto, se está trabajando también con las personas. En el libro de Homo Deux cuenta casos de cómo se utilizan estos sistemas para conseguir la concentración de franco-tiradores, o controlar la depresión de militares en situaciones de estrés post-traumático. ¿Pero podría llegar a ser obligatorio su uso para controlar la felicidad de todos los humanos?

Hace unos años, en una conferencia en Madrid, la entonces alcaldesa de a ciudad decía que la mejor forma de luchar contra la violencia era la educación de los más jóvenes. Si educamos a los más jóvenes, los estamos "programando" para que cuando tengan que tomar una decisión en el futuro a lo largo de su vida adulta, tomen una decisión no violenta. La educación, como forma de "condicionamiento" consciente que planteaba Aldoux Husley en "Un Mundo Feliz".

¿Qué quieres que te diga que quieres ser?

Pero ¿y si vamos más allá? El libro de "¿Sueñan los androides con ovejas electrónicas?" que dio origen a la mítica Blade Runner comienza con una escena maravillosa en la que el protagonista charla con su mujer sobre que código marcar en su "mood organ" o "teclado de estado de ánimo" para ese día. Si marcar el de felicidad, el de tener ganas de ser aventurera, o el de tener un estado de ánimo de "hombre de negocios". Es decir, está configurando la química de su cerebro para tener un estado de ánimo diferente.


Pero... ¿y si los interfaces humano-computador y el conocimiento del cerebro se desarrolla un poco más? Podría darse el caso de que se condenara a un atracador a llevar un casco que mediante un algoritmo de AI controlase su comportamiento para que fuera "bueno". O a un inmigrante se le podría imponer como forma de entrar en el país a llevar un casco para garantizar y controlar que lo que "le apetezca" sea hacer cosas que la gente de ese país decida. O podría ser que ese casco con control de lo "que te apetece" se aplique por seguridad a la gente que trabaja en una empresa. O a todos los ciudadanos de un país. O a toda la humanidad, y lo controlamos por una IA que nos hace ser buenos y felices a todos, porque todos queremos cosas buenas para todos.

La verdad es que la ciencia-ficción me deja siempre un poco tocado, pero ver a la velocidad a la que se están desarrollando los conocimientos científicos y tecnológicos, hace falta preguntarse muchas cosas. ¿Y si realmente el humanismo está llegando a su fin y tenemos que dejar que la IA nos gobierne?

Ya Neil Stephenson hablaba en su novela "Interface" de controlar a un presidente del gobierno de USA por medio de un sistema que conectaba el cerebro del candidato con un equipo informático que controlaba un grupo de expertos en política. ¿Y si al final, como decía ese capítulo de "Love, Death & Robots" en Netflix, tenemos que dejar que "Un yogurt tome el control de la humanidad" y ser simplemente felices y seguras Robo Ratas? Feliz lunes.

Saludos Malignos!

1 comentario:

Natacha dijo...

Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia... ( Blade Runner-1982)

Entrada destacada

Mi nueva vida como CDCO (Chief Digital Consumer Officer)

Hace tres años y medio, cuando me convirtieron en CDO de Telefónica , se montó un lío en los medios que me pilló totalmente por sorpresa....

Entradas populares