miércoles, febrero 05, 2020

Silvia Barrera: Un mujer en la lucha contra el cibercrimen

La Inspectora de Policía Silvia Barrera es una de las mujeres en ciberseguridad más conocidas de nuestro país. Es una divulgadora incansable que, no solo gracias a las decenas de conferencias que da al año, sino a sus dos pedazo de libros "Instinto y Pólvora" y "Nuestros Hijos en la Red" se ha hecho, por méritos propios, un hueco en el ecosistema de #MujeresHacker de este país donde se ha convertido en un referentes para muchas niñas y jóvenes estudiantes.

Figura 1: Silvia Barrera: Un mujer en la lucha contra el cibercrimen

Es una de las grande expertas en cibercrimen de este país, y desde el primer momento la invité a que formara parte de los Perfiles Relevantes en MyPublicInbox para esta categoría, donde la podéis encontrar y contactar con ella.

Figura 2: Contactar con Silvia Barrera

Ahora, con motivo de la publicación de su último libro, he tenido la excusa perfecta para hacerle algunas preguntas en una entrevista que tenéis aquí, y que espero que os guste tanto como me ha gustado a mí.

Saludos Malignos!

Entrevista a Silvia Barrera

1) Eres una "role model" de mujer en Ciberseguridad, y nos hacen falta muchas mujeres como tú para que las niñas sigan, cada día más, acercándose a este mundo sin miedo, pero, ¿cómo comenzaste tú en el mundo de la ciberseguridad?
Fue una oportunidad inesperada. Necesitaban perfiles para formar parte de la Brigada Central de Investigación Tecnológica, un campo inexplorado, desconocido, por el que muy pocos policías se sentían atraídos así que no fue una vocación temprana pero no pasa nada. A veces, me escriben personas contándome que no se sienten realizados con el rumbo profesional que han tomado sus vidas y que tienen pavor a adentrarse en nuevas experiencias y campos profesionales siendo adultos. Siempre les animo a seguir el camino que les gusta realmente, sin mirar para atrás y tampoco hacia los lados. Cuando se descubre la verdadera vocación, al final, acabas siendo mejor que muchos que llevan toda una vida.
En la Brigada de Investigación buscaban perfiles con experiencia en investigación e “inquietudes técnicas”, con conocimientos en la Red. Cuando me informaron que mi campo de trabajo sería Internet, la Red y la tecnología, no lo pensé. Además, tuve que hacer una labor de autoformación muy grande porque no había nada de documentación en la investigación del cibercrimen y la evidencia digital. No hay que tener miedo a los cambios y los nuevos retos.
2) Tienes un perfil muy especial. Investigadora, conferenciante, y escritora. ¿Cómo es tu día a día para compaginar estas actividades?
Duro. La labor divulgativa y de escritora, es la punta del iceberg, lo que se ve. A eso le sumas el día a día en el trabajo (porque mi trabajo no es “dar charlas” como algunos se piensan) además de las laboriosas investigaciones, viajes y grupos de trabajo en el extranjero, (y muchos, en su momento), del día a día y la impartición de cursos, ponencias, etc. de carácter formativo.
Y a esto hay que sumarle un trabajo que tampoco se ve, en el background, y el más importante: la constante actualización y labor autodidacta que me exijo a nivel privado, leyendo libros, documentación, otras experiencias, aprendiendo en el trabajo, haciendo cursos de especialización, Masters e incluso, formación universitaria, como ahora que estoy con el grado de matemáticas computacionales.
Excusas de “yo no sé porque nadie me enseña, o no hago aquello en lo que no me han formado, o no formarse porque no te lo pagan…”. Ser autodidacta es muy duro, no se regala nada.

Todo esto requiere una autodisciplina, un sacrificio grande y una buena gestión del tiempo. Soy una persona solitaria y me puedo pasar días y días encerrada en casa estudiando, con un proyecto o escribiendo con la única compañía de mi familia y soy feliz. Aunque mi trabajo es mi hobbie, y puede parecer positivo, que lo es, al final, toda tu vida se convierte en trabajo, y eso también es peligroso. Solo pediría alguna horita más de sueño y otra más tomando aire fresco, que me da poco.
3) En tu último libro les cuentas a los padres 50 cosas para proteger a los niños en la red. Si tuvieras que elegir solo una de ellas, ¿cuál sería?
Si ya aglutinar en 50 cuestiones me resultó difícil, en una una…Les diría a los padres que no crean que el mundo virtual en el que viven sus hijos es un juego o algo pasajero. La Red es adulta. Sus implicaciones en el día a día y de cara al futuro son muy importantes para sus hijos. 
Figura 3: Nuestros hijos en la red de Silvia Barrera
Que se tomen muy en serio la educación digital, estableciendo unas normas de uso y unos límites claros, especialmente a inicio, ya que será clave para determinar cómo se desenvuelvan con los demás y en un futuro en la vida y para evitar problemas.
4) ¿Qué tendría que estudiar una chica para acabar trabajando en un trabajo como el tuyo de investigación en los cuerpos de seguridad?
Tendría que tener un perfil técnico, universitario o de formación profesional, preferentemente relacionado con las redes, los sistemas o la informática. El pensamiento lógico es muy importante para resolver investigaciones de carácter ciber. Y si ya me dejas pedir, que tenga una base jurídica. Yo la tengo porque me tuve que preparar las oposiciones para Inspector y, entre otras cosas, te exigen saber derecho penal y su aplicación práctica como la palma de tu mano. Si conoces bien cómo investigar en la Red y las posibilidades que ofrece, puedes hacer investigaciones importantes. A veces, hay que buscar alternativas creativas.
5) A mí me sorprende el número de casos en los que unos chavales se meten en líos por insultar, amenazar o abusar de otros en redes sociales, grupos de WhatsApp, etc.... ¿Qué deberíamos enseñar más a los chavales en las familias para hacer un mejor uso de las redes sociales?
Enseñarles que las Redes tienen los mismos límites que el mundo analógico y que no está permitido un uso negativo. Si en el mundo físico no se puede insultar, humillar ni compartir determinados contenidos de carácter sensible, tampoco en la Red. Debe ser parte de las normas establecidas y asociar unas consecuencias si se incumplen. 
Si no somos estrictos en ese aspecto, estaremos mandando el mensaje que se manda con habitualidad: todo vale y lo que hagan en la Red me da igual. No nos debe “dar pena” privarle de conexión o redes durante un tiempo si ha participado de algún comportamiento nocivo o dañino para otros. La conexión a Internet y el móvil es una concesión que se les hace no un derecho adquirido.
Tampoco está demás que le contamos casos que veamos en la Red para ver cómo se sienten otros niños que han tenido problemas con estos comportamientos.
6) En tu libro de Instinto y Pólvora, la sinopsis dice:
"En las películas y en las series, el mal siempre encuentra su explicación. En la vida real es posible que queden muchas preguntas sin contestar, un malo a quien detener o una cagada durante la investigación. En ese caso, no queda otra que joderse y conformarse con un final que no es feliz. Las historias que se cuentan en este libro son tan reales como sus protagonista." 
Después de tantos años de profesión, ¿sigue siendo tan doloroso cuando los buenos sufren y los malos disfrutan de su maldad?
No, doloroso ya no porque lo frivolizas, te “consuelas” si es que se puede definir así, pensando que haces lo que puedes y está en tus manos con los recursos y el sistema, tal y como está “diseñado”. Lo que si me da rabia es ver que se podrían mejorar mucho ciertas cosas y luchar de forma más efectiva invirtiendo no tantos recursos y dinero como se pueda pensar, y el resultado que se obtendría sería muy positivo pero seguimos igual.
Figura 4: Libro "Instinto y Pólvora" de Silvia Barrera
A la gran mayoría les da igual asumir riesgos en la Red. El cibercrimen ni interesa ni gusta. No se valora lo que conlleva el trabajo técnico. Como no causa alarma social, no importa. Se está descuidando peligrosamente el impacto que la ciberseguridad y la evolución tecnológica está generando y supone a todos los niveles en usuarios, particulares, empresas e instituciones. En pocos años, veremos cuáles serán las consecuencias.
7) ¿Sigues viéndote como inspectora dentro de 10 años o te ves pasándote a la empresa privada como CISO, dedicándote 100% a la divulgación, o montando una startup de ciberseguridad?
Una cosa es donde te veas y otra distinta es donde te den una oportunidad, que en la gran mayoría de los casos no ocurre. Desde luego, mis esfuerzos van a orientados a estar en un lugar donde se viva, se trabaje con pasión en el desarrollo tecnológico y se dote de recursos para trabajar en el ámbito de la Ciberseguridad. Un lugar que suponga un continuo reto por aportar, crecer y crear, ya sea a nivel investigativo, de desarrollo, dirección o enseñanza.
Donde no me veo es montando empresas. El año pasado que estuve de excedencia me lo plantee y en poco tiempo, me di cuenta que no tengo “visión empresarial”. A mí me tienes que dar un proyecto, un reto motivante y me dejo la piel, pero no me hables de montar start-ups.
8) ¿Qué no haría Silvia Barrera nunca en la red con su vida personal o profesional?
A excepción de algún comentario por motivos profesionales y siempre de carácter general, nunca publicaría información sobre mi vida personal, el día a día y mi entorno familiar y de amigos. Es sagrado.
9) ¿Dónde vamos a poder ver a Silvia Barrera próximamente? ¿En qué conferencias o eventos vamos a poder encontrarte?
A falta de concretar fechas en algunas ciudades, tengo pendientes algunas presentaciones. De momento, el 13 de febrero nos vemos en la Casa del Libro de Logroño, para la presentación de “Nuestros hijos en la Red”. 
El 25 de marzo doy un taller en Madrid también abierto para padres e interesados sobre Internet, menores, riesgos y herramientas de afrontamiento. El 26 de marzo en el Consejo General del Poder Judicial GPJ con el Magistrado Eloy Velasco para hablar de criptomonedas y cibercrimen y entre medias, algún taller a nivel formativo presencial y online pero de carácter privado.
10) Y la última, recomiéndanos a todos 3 libros que a Silvia Barrera le hayan enseñado, gustado o cambiado la mente.
Pufff, he leído muchísmo… Que yo recuerde con especial cariño, con 12 años, cayó en mis manos un libro “El misterio del cuarto amarillo” de Gaston Leroux que me marcó. Lo releí varias veces. Es una obra maestra de Leroux. El fondo de los personajes, su narrativa y el cómo nos presenta de forma sublime el misterio de un crimen cometido en un cuarto sin salida. Una obra magistral que me enamoró de la investigación y la lógica inductiva.
Figura 5: El misterio del cuarto amarillo
Otro de los libros fue uno que me recomendó un compañero durante un mal momento personal fue: “¿Quién se ha llevado mi queso?”. Os sonará…Sus moralejas con el miedo al cambio, ilustran de forma sencilla y amena, todo lo que nos perdemos por el miedo al cambio, el acomodarnos y la incertidumbre del futuro. Gracias a él, y tras analizar los cambios (voluntarios y forzosos que he vivido en mi vida) considero al cambio como algo necesario y muy positivo.
Figura 6: ¿Quién se ha llevado mi queso?
Y por último, cualquier libro de Ruiz Zafón. Este hombre hace magia con la pluma. Para mí, es de los mejores escritores que ha tenido la narrativa española en las últimas dos décadas.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Hacking Avanzado en el Red Team con Empire (& iBombShell) de @0xWord

Con el comienzo de año hemos sacado el primer libro de 0xWord para todos aquellos que quieran aprender tácticas profesionales de pentestin...

Entradas populares