sábado, febrero 01, 2020

"No soy Galáctico, soy de Móstoles"

Hoy he querido utilizar para el título del post de hoy las palabras de un ilustre "Mostolita" como no hay dos, el gran Iker Casillas. Portero de fútbol del Real Madrid, portero de fútbol de la Selección Española, e ídolo de muchos de nosotros. Dijo esas palabras en una entrevista cuando todos se referían al equipo blanco como "Los Galácticos".  Pero él explicó a todos que de galáctico nada, que él era de Móstoles.

Figura 1: "No soy Galáctico, soy de Móstoles"

He querido utilizar esas palabras porque muchas veces tengo que leer en algunos sitios de Internet cosas como que yo he sido o soy o fui un "Fichaje Estrella" de mi querida Telefónica. Es decir, como si hubiera llegado Florentino Pérez con el talonario repleto y hubiera extendido un cheque en blanco para ficharme. Para llevarme de un equipo a otro. Para que, llegando como una estrella, entrara a formar parte del primer equipo para comenzar a jugar desde el día uno. Y no, nada más lejos de la realidad.

Si hacéis memoria, el día 1 de Febrero es el día que comencé, hace ya 8 años, con el programa Talentum Startups en Telefónica. Pero mi relación con Telefónica viene de un poco más atrás, concretamente desde las navidades de 2010, hace ya casi 10 años de aquellos días. Cuando yo tenía solo 35 años. Os voy a contar todo mi paso por Telefónica y cómo llegué allí, para que veáis que eso de que yo he sido .... "un fichaje estrella", está bastante lejos de la realidad, y ha sido más bien un periodo de formación pasando por la cantera para jugar en muchos campos.

De Móstoles

Eso ya lo sabéis. Como Iker Casillas, me crié en las calles de Móstoles. En el barrio de La Loma, donde aún vive "la mía mamma". En la Calle Barcelona en concreto. En un piso pequeño, muy pequeño, en el convivíamos con un perrito y cuatro gatos. Vida de barrio, como muchos en la zona sur de Madrid.

Con 12 años comencé a ir a trabajar con mi padre a las "chapuzas". Es decir, a introducir el gotelé en este país quitando el papel pintado. Una forma de ganarme mis primeras "pelas". Mi misión era vaciar de muebles las habitaciones, sacar con una espátula el papel pintado y cubrir con cinta de carrocero/pintor y papel todo lo que no debiera ser pintado. Es decir, ventanas, puertas, enchufes, lámparas, etcétera. Hice ese trabajo hasta los 18 años, más o menos. Me tocaban dos o tres fines de semana al mes, a ojo de buen cubero. 

Esto lo hacíamos muchos chavales de mi barrio. Unos se iban a pintar y barnizar - como era mi caso - otros se iban a albañilería, electricidad, fontanería o carpintería. Algunos iban a talleres de mecánica - los más molones - y otros pasaban los fines de semana en las tiendas de sus padres. No éramos todos los que trabajábamos habitualmente, pero sí una buena parte de nosotros. 

Pero yo quería hacer otras cosas. Me saqué los títulos de mecanografía en un mes y medio para aprender a escribir a máquina - y llevaron a mi mamá a la Radio de Móstoles porque había sido el más joven y rápido en sacarme los títulos y querían entrevistarme, pero yo no podía faltar al colegio -. Me apunté a contabilidad para hacer el examen de Contable por la Comunidad de Madrid con 13 o 14 años. Pero lo que me molaba era programar y con 12 años me apunté a BASIC. Con 13 me apunté al concurso de jóvenes talentos de "Bienvenido Mr. Chip" y me gané mi primer Epson PJ1, un ordenador PC Compatible de dos disqueteras de 5 1/4 pero sin disco duro.

Con 16 y 17 años estuve ya contratado como aprendiz durante los meses de verano. Durante el año iba al instituto entre semana y a academias por las tardes de aprender cosas de ordenadores y los fines de semana seguía con las chapuzas. Eran mis primeros contratos para trabajar durante el verano para pintar en la empresa en la que trabajaba mi padre. Un pequeño taller de Vallecas llamado "Pinturas Manzanares". Ibamos por la mañana, cargábamos material... y a manchar el mono de pintura. 

Con 18 años, cuando acabé el bachillerato e iba a entrar en la universidad, cambié de oficio. Me fui a una obra en el barrio de Tetuan de Madrid y estuve poniendo "tosco", tirando hileras, colocando puntales, recogiendo escombro y haciendo pasta con el chino. Vamos, ayudante de albañil en una obra donde todos íbamos a destajo. Un matahombres de flipar.

Cuando pones ladrillo tosco, las esquirlas se te meten por dentro de los guantes y te cortan los las yemas de los dedos, así que todos los días acababa con las manos en sangre si tenías los dedos blanditos. No os cuento lo que me decía a mí mismo en esos momentos porque tal vez os lo cuente algún otro día. Aún recuerdo bajar las rampas donde en el futuro habría una escalera llevando puntales al hombro. Y ver que no había pared y solo una cinta marcaba el límite de caída al vacío. Eso sí, llevaba casco. Tenía que aguantar que el encargado me llamara tonto y me dijera que la cabeza solo me servía para eso, para llevar el casco.

De los 18 a los 21 años me puse a dar clases particulares. Me anunciaba en un periódico local y daba clases a chicos y chicas de BUP y COU de materias como matemáticas, física y cosas similares, pero también daba contabilidad, gestión de empresas o programación a chicos de FP. Las daba la mayoría en casa de los chicos, algunas veces en mi casa y muchas de ellas en la Cafetería La Flecha que hay al lado del Colegio Público Pablo Sorozabal, donde estudié de pequeño.

Algunas veces no tenía otro sitio, y ahí daba clases, pero también iba a tomar un café con amigos, y a estudiar mis asignaturas de la Ingeniería Técnica de Informática de Sistemas. No podía ir todos los días a mis clases en la EUI de la Politécnica porque me pillaba a una hora y media de ida, y a una hora y media de vuelta. Si ese día tenía 6 horas de clases particulares, mi día se quedaba muy corto con los viajes, así que estudiaba en Atocha o en la citada Cafetería de La Flecha.

Además, tenía que hacer el Servicio de Objeción de Conciencia en el Móstoles VII, luego llamado Ana Ozores y hoy llamado Juan Gris de Móstoles, así que cuando tenía que dar clases, hacer la objeción y estudiar, ir hasta Santa Eugenia era tan difícil como ir al Monte del Destino a tirar el anillo.

Los camareros de la cafetería de La Flecha, a los que quiero mucho, cuando me veían en mis primeras intervenciones en la televisión siempre decían. "Ese no ha ido a estudiar a ningún sitio. Ese ha estudiado aquí, en La Flecha". Y siempre que me ven, se acuerdan del chaval que estudiaba, tomaba café allí con amigos y amigas, e incluso unas copas con los colegas de esos que os hablé hace tiempo.

Con 21 años me metí de becario (sin sueldo y donde además me ofrecía voluntario para barrer y poner los cafés), para trabajar en una startup que se llamaba Victus Rorat y que hacía software de GIS para empresas. Yo estuve allí aprendiendo a programar Visual C para Windows NT 3.51. Hasta que me fui con 22 años a trabajar a DySoft Computer, dando clases, reparando ordenadores, haciendo diseños multimedia y lo que fuera. Al poco, además, me traje a Rodol y a mi "Brodal" conmigo... y a alguno más que aún siguen conmigo.

Informática 64

Luego... convencí con 24 años a Rodol de que íbamos a montar Informática 64. Rodol dijo que estaba loco, pero... nos pusimos a ello. No conocíamos a nadie - ni enchufes, ni padrinos, ni contactos -, así que por las mañanas buscaba el periódico para ver los anuncios de empresas y llamar. Haciendo venta fría por teléfono. Llamaba y buscaba una reunión. Esto lo hacía yo solo al principio y al poco con Igor, otro Mostolita que había reclutado para el equipo. De cada 20 llamadas, una al menos nos atendía y conocíamos una empresa que tal vez, nos daba algo de nuevo trabajo.

Como no teníamos ni un pavo, habíamos alquilado una oficina en la Calle Burgos de Móstoles que pintamos con los restos de pintura que yo pude conseguir de mi vida anterior. La pintamos nosotros. Rubén, mi "Brodal", y Rodol, hicieron un trabajo fino dejando una habitación rosa con los restos que nos quedaban de pintura. No había más. No había dinero para comprar. Así que mezclaron los restos... y rosa se quedó la habitación durante un año. ¡Qué dolor para la vista! Ya, más adelante, Tony y Franky fueron adecentando aquello, que cada vez íbamos reclutando a más familia y amigos para salir adelante con Informática 64

Así fuimos trabajando con todas las empresas que pudimos. Cibernos, Garben, Cap Gemini, Dycec, Professional Training, Serem, Avanade, etc... y un montón de empresas hasta que llegamos a trabajar con Microsoft. Y nos convertimos en Certified Partner suyo para hacer mil cosas. Estudié, me certifiqué en productos de Microsoft y me nombraron Most Valuable Professional, lo que me llevó a poder dar giras por toda España dando conferencias con Microsoft y muchas otras empresas, como Sybary, ONO, Telia, Compaq, HP, Dell, etc...

Con 30 años volví a estudiar a la universidad para poder acabar mis estudios. Me había dado la crisis de los 30 y quería hacer todo lo que me hubiera gustado hacer de joven pero no hice porque tenía que trabajar, así que me saqué el carné de moto - que nunca usé - y acabé la carrera de Ingeniería Informática tres años más tarde. Después me saqué el título del CAP (Curso de Acreditación del Profesorado) e impartí clases en un instituto de secundaria de la asignatura de Informática durante unos meses. Todo esto, antes de volver a seguir con mi Postgrado. 

Como con la vuelta a la Universidad había comenzado a estudiar en temas de hacking y seguridad informática, me comencé a meter en el circuito de charlas en conferencias por todo el mundo. Para ello tuve que irme a vivir a Londres para aprender inglés, y hasta que me sentí cómodo yo solo en inglés en el escenario, pedía que me acompañaran mis amigos que sabían mejor inglés que yo. Palako, Parada o Fernando Guillot se vinieron a dar charlas conmigo como Co-Speakers hasta que yo aprendí a defenderme bien.

Y llega Telefónica

Y llegó el día en que con 35 años, di una charla en la EkoParty en Buenos Aires sobre mi querida FOCA. Me salió una charla divertida, y me llamaron de Telefónica. Sí, gracias a la Eko y a mi FOCA me llamaron de Telefónica.

Figura: Pentesting con FOCA

Resulta que entre el público de la Eko había alguien de las conferencias FIRST que se iban a hacer en Lima y dijo que yo era muy bueno, que tenía que ser en ponente en las First de Perú, así que, Telefónica, decidió contratarme como ponente y fui a Lima a dar una charla sobre mis metadatos, mi FOCA y mis cosas de hacking web. Y no lo hice mal. Allí me vio el Director del Vertical de Seguridad de Telefónica Digital, el gran Javier García de Castro, y me quiso contratar para otra cosa. Cuando me  llamó estaba, un par de meses después de las First, dando unas conferencias en Guadalajara (México) y fue Leonardo Amor el encargado de convencerme, que yo ya no quería viajar más ese año.

Así comencé mi trabajo durante el año 2010 y 2011 como Proveedor de Telefónica. Primero di las FIRST, luego me contrataron para dar otra charla el TOP 150 de directivos de Telefónica que había en Sao Paolo (Brasil), y luego vinieron en la Gira Up To Secure que hicimos durante 2011 por toda España. A esa gira se vino también Microsoft, y mi gran Rames Sarwat de SmartAcces - ahora ElevenPaths - Es decir, el "Fichaje Estrella" comenzó como cedido en los años 2010 y 2011 dando charlas por todo el mundo.

El 1 de Febrero de 2012, que es la fecha que tengo en mi mente como aniversario de comienzo de mi vida en Telefónica, comencé a trabajar con un contrato de "Freelance" de 1 año para lanzar el programa Talentum Startups con Javier Santiso, Rosalía y Cristina. De Febrero de 2012 a Enero de 2013, con una extensión de 3 meses mientras arreglábamos el siguiente paso en Abril de 2013. Es decir 15 meses de Freelance subcontratado por Telefónica hasta que comenzamos con ElevenPaths.

En el año 2013 yo reuní a Rodol y a mi equipo y les dije que teníamos la oportunidad de irnos a Telefónica como una filial. No tendríamos contrato y nómina de Telefónica, pero nos iríamos todos juntos a montar algo que tenía que ser grande. Teníamos que cambiarle el nombre porque Informática 64 no sonaba muy bien en UK y Alemania, así que había que buscar otro nombre, pero que tendríamos que vender la empresa e irnos todos para allí. Algunos, como Sergio de los Santos o Antonio Guzmán que dejaron sus trabajos por venirse conmigo me decían: "¿Estás seguro de que esto va a durar?". Y yo les contestaba: "¿Quién sabe?".

Nos pusimos de acuerdo, lanzamos 0xWord en paralelo con la editorial y Cálico Electrónico, y en Abril de 2013 lanzamos la filial de Telefónica conocida como ElevenPaths, pero que su jurídica era "Telefónica Digital Identity & Privacy". Y comenzamos el trabajo. Yo mientras seguí con los estudios de Doctorado y dando charlas, ya que no fue hasta que tuve 38 años que pude acabar mi tesis y leerla.

Estuve como empleado de TDID siendo el CEO de ElevenPaths hasta el año 2015, donde ya habíamos acabado la integración de TDID dentro de Telefónica Digital, que fue el momento en queme convertí en un directivo - el nivel más bajo - de Telefónica, dentro de Telefónica Digital. Y en  el año 2016, me convertí en el CDO de Telefónica. Fue en Mayo de 2016 y ocupé ese cargo hasta Noviembre de 2019, que pasé a convertirme en CDCO y presentar este jueves la nueva organización.

Es decir, que he sido proveedor, subcontratado como freelance, empleado de una filial, directivo en una organización de Telefónica, hasta que me convertí en miembro del EXCOM de Telefónica SA. Y ahora en 2020 me han dado una de las responsabilidades más bonitas e importantes para nosotros, como son los servicios digitales para los consumidores finales, y estoy con tantas ganas e ilusión como cuando le dije a Rodol: "Vamos a montar una empresa". Y el me dijo: "Ni de coña".


Así que, podré acertar, equivocarme, reírme o enfadarme, pero os aseguro que mi vida no ha sido nunca la de un "Fichaje Estrella" o "Una Star" o "Una Diva" o "Un Gurú". He pasado por los infantiles, alevines, benjamines, cantera, tercera división, segunda división, regional también y primera. Y en Telefónica he pasado 10 años conociendo la empresa y trabajando con gente a todos los niveles de la escala, y con múltiples jefes: Stephen Shurrok, Matthew Key, Eduardo Navarro, Juan Carlos López Vives, Ian Small,... y muchos que han sido mis mentores, asesores, y compañeros de fatigas.

No sé cómo será la vida para los Galácticos y Fichajes Estrellas, pero yo he me he pasado toda mi existencia haciendo una única cosa. Esforzarme para avanzar. Libros, charlas, compartir mi vida durante 14 años en este blog, patentes, auditorías de seguridad, reconversión en mil tecnologías,  mil y un viajes por todo el mundo - desde China a Oslo -, mucho estudio y estudio, trabajo, responsabilidades, y riesgos. Pero no recuerdo nunca haber sido un "Fichaje Estrella" de nadie.

Así que, me gustaría terminar como dijo Iker: "No soy Galáctico, soy de Móstoles". ¿Y tú?

Saludos Malignos!

Autor: Chema Alonso (Contactar con Chema Alonso)



5 comentarios:

Unknown dijo...

buenos días, Chema. Que buena historia, es la historia de una vida dedicada a trabajar, trabajar y trabajar. Yo comparto contigo muchas cosas. Soy de pueblo, pero de un pueblo un poco más pequeño que Móstoles (somos 800 vecinos). Tengo un padre que se dedicó muchos años a construir casas, es decir, albañíl. Muchas veces fui a ayudarle en sus obras. Me licencié, hice un máster, estoy haciendo otro, y como tu tengo una enorme capacidad de adaptación y de evolución, palabra ésta última que solemos usar mucho los biólogos, o al menos éste la utiliza. Hace unos años compartí contigo dos historias que me habían pasado y fue una alegría que tu las consideraste madera para tu blog. Hoy en día doy clases online de varias materias y una es seguridad informática. Tu trabajo, tus videos, me ayudan a introducir temas a los alumnos/as porque a pesar que a veces usas un lenguaje muy técnico siempre eres claro como el agua de Madrid. Gracias por compartir esta historia tan humana. Que sigas muchos años más haciendo lo que te gusta y nosotros podamos aprender y evolucionar contigo de las cosas que nos cuentas

David Vinuales dijo...

He visto un par de artículos hablando del "fichaje estrella" de Telefonica que se está apagando... Ya sabes como va, en las grandes empresas hay una buena dosis de politiqueo, intereses, envidias, que pueden acabar en este tipo de filtraciones absurdas. Aunque me ha gustado más la de que como Pallete no fue a tu honoris causa (entre otras ausencias), significa que ya no confían en ti.
Tú a lo tuyo como expresas en este post, con humildad, y con pasión.
Si tu equipo te sigue, con tu pasión, y confia en tu visión, seguro que llegaréis a algo positivo. Es la cultura que tenéis que implantar. Disfrutad del camino. Si tu equipo está contento, el cliente digital acabará disfrutando también.
A seguir cosechando acrónimos en Telefonica!
Un saludo!

Chema Alonso dijo...

Gracias David, si Pallete hubiera venido - que le dije que no viniera porque teníamos el EXCOM de cierre de cuentas del año de Telefónica - le hubieran acusado de no quedarse en el EXCOM y venir a mi acto. La cosa es criticar. Y desde luego Telefónica no se puede parar por una cosa así. Así que, igual que cuando me dieron el Embajador Honorífico hace 7 años, o la Cruz del Mérito de la Guardia Civil hace 4 años, me fui con un grupo reducido de amigos familia y compañeros y listo. Aún así, varios directivos de Telefónica se apuntaron a estar conmigo ese día y tuve que pedir favores para que me ampliaran las plazas que me habían reservado. Lo demás... "Clicks" para ganar dinero y poco más.

Saludos!

David Vinuales dijo...

Lo de Pallete tiene todo el sentido. Como si hubiera decidido disfrutar de su familia! Y es lo que tú dices, si tenéis un evento, no se puede parar.
Además lo de CDCO no me parece un downgrade sino más bien un reto enorme.
Por cierto, casualidades de la vida, vienes a dar una charla el próximo día 11, me he enterado hoy. Si alguien te trolea con alguna pregunta sobre "el fichaje estrella", quizás sea yo :P
Un saludo!

un_vecino_ dijo...

Hola vecino!!! ... resulta que llevo leyéndote y viendo tus charlas muy instructivas mucho tiempo, sabía que eras un mostolense como yo ... pero no sabía que eras de mi barrio, pero con tres años yo más ... por eso lo de no coincidir.
Fuí al Andres Torrejón con su correspondiente pepito de la pastelería Maite (te suena…, unos pocos te comerías de allí tú también …) .., Nos llamábamos con un silbido propio por barrio por las ventanas (no había ni porteros …), fui a clase de informática al “Nido de las teclas” (eso o mecanografía, me dieron a elegir... para sacarme de la calle …) y la descubrí!! ... trabajaba en las chapuzas con mi padre (madre los callos que me salian ..), me pedir con la gente del barrio, más que tú ... ya que fui a FP por perdio ... Seguí perdido ( amigo murieron por las drogas, otros se quedaron “pa ya”), hasta… como suspendían, me pasaron al nocturno, y a currar de salchichero en “Las lomas” … Allí vi las orejas al lobo (17a) … mucho curro y poco dinero … Empecé a centrarme y me puse a buscar mi queso, me metí en el equipo de atletismo de Móstoles (Llegue a ir a varios campeonatos nacionales y un internacional en Bruselas … madree, parece que fue en otra vida …), empecé a sacar todo NT o SB (tenía que arreglar la media que llevaba …) para poder sacar nota e ir la uni a estudiar informática o electrónica (también me chiflaba ..), los veranos a currar en las chapuzas, o en electrónica Burgos (te suena? … jejeje) arreglando planchas, aspiradoras, repartiendo propaganda …, y lo conseguí, empecé a hacer Teleco…. Cuando entré en teleco, pensaba que estaba en otro planeta … pero me puse a correr duro (creo que ha sido la época de mi vida que más centrado he estado …), terminé hasta con el PFC con SB .. telita Brodel. Luego a trabajar de becario casi sin cobrar, empezando por la electrónica, y terminado luego en el desarrollo de grandes sistemas, incluido montar mi propia empresa de un producto muy chulo de mejora de billetes ya comprados de avión, tres, bus, hotel etc, tanto en precio como en el resto (usando cosas muy chulas) y que sigue funcionando a día de hoy!!. Me casé, tuve también dos hijas (Princesa lechona, y perrita mordijona …), me divorcie  no muy bien a la vez que me pire de una empresa … (otra vez a buscar mi queso), me fui de voluntario a Africa unos meses (dioos que zaas en toa la boca), y volví a correr duro … .
Por todo lo anterior, si, los mostolenses de esa generación, tenemos el gen de buscar nuestro queso en nuestro ADN, y el curro duro por consigna, nadie nos regala nada …
Fuerza y a seguir corriendo de nuevo ¡!!

Entrada destacada

ESET te consigue 100 Tempos de MyPublicInbox para consultar con los expertos de seguridad informática @eset_es @mypublicinbox1

La compañía de seguridad ESET , especializada en soluciones de seguridad personal y empresarial, ha puesto activa una campaña de concienciac...

Entradas populares