viernes, marzo 13, 2020

Trabajo flexible, teletrabajo, la crisis del Coronavirus y un futuro extraño #YoMeQuedoEnCasa

Supongo que muchos de vosotros, yo tengo mucha preocupación por lo que está pasando con la crisis del Coronavirus. Desde hace cinco días prohibí salir a mi madre a la calle - que tiene un 60 % solo de capacidad pulmonar y está mayor - asustado por lo que podía llegar a ser esta crisis que empezó como una gripe más. Pero como todos ha sido un proceso mental por el que hemos tenido que ir pasando.

Figura 1: Trabajo flexible, teletrabajo, la crisis del Coronavirus y un futuro extraño

Es verdad que al principio pensé que yo acabaría cogiendo el dichoso virus - debido a la cantidad de eventos, reuniones y actos rodeado de personas como tengo -, pero que lo pasaría como otras gripes, ya que desde hace unos años me encuentro bien físicamente gracias a que disfruto de practicar deporte con mi bicicleta, monopatín, patines o simplemente por las caminatas y carreras que me doy.  

Puede que aún me acabe pasando, aunque os garantizo que tomo todas las precauciones que han dictado. Me tomo la temperatura, me lavo y desinfecto las manos y he reducido el contacto con otras personas de forma drástica. Hago todo esto no pensando en mi salud personal, que como os he dicho no me asusta tanto por cómo me encuentro físicamente hoy en día, sino por contagiar a otras personas que pudieran ver como su vida termina por un simple descuido mío. Y eso no lo podría soportar.

Es verdad que preocuparme por otras personas hace que me tenga que proteger yo, así que no me importa si soy necio al pensar que yo podría superar la enfermedad, ya que estoy tomando las precauciones como si no. Así que la consecuencia es la misma. Seguir todas las recomendaciones de seguridad y salud pública.

En mi día a día, el trabajo - salvo por la participación en eventos que tengo un poco más restringida - lo sigo haciendo exactamente igual. No soy presencialista. No me gusta ir a la oficina por obligación. Adoro el trabajo flexible donde una persona puede decidir ir o no a la oficina para desempeñar su función, pero no tiene ninguna obligación.

Desde que comenzamos en Telefónica con ElevenPaths, y después en las unidades de CDO y CDCO, todo se creó para ser deslocalizado y flexible. Todos los sistemas en cloud, los equipos todos portátiles, VPNs desde el día uno, y reuniones por vídeo conferencia constantes. Pusimos una reunión al mes presencial en mi comité hace menos de nueve meses, por forzarnos a juntarnos, pero todas las reuiones son siempre de "Conéctate cómo quieras y desde dónde quieras". Esto ha permitido que nuestro primer CTO estuviera en San Sebastián, que nuestro CTO actual esté en Londres, que el Laboratorio de ElevenPaths esté en Málaga, que haya equipos en Granada, Barcelona o Valladolid, y que la gente se organice su día en casa o en la oficina a gusto. 

No me gusta el Teletrabajo por obligación, o por turnos - donde tienes que decir qué días vienes y qué días no -. Entiendo que habrá gente que lo puede planificar unos días, pero mi forma de vivir el trabajo es diferente. Me gusta adaptar el trabajo a mi vida en cada momento para sacar el máximo de mí en mi vida personal y en mi vida profesional. Esto hace que esté trabajando a las 5:00 de la mañana y las 00:00 de la noche si me apetece - que muchas veces me apetece - y que esté haciendo deporte a las 8:00 de la mañana o las 15:00.


No me gustan mucho las reuniones. Prefiero una llamada de teléfono o un mensaje corto - nada de emails infinitos todos los días para justificar las horas de trabajo. No me gustan las reuniones antes de las 10:00 de la mañana para no forzar a nadie con quien tenga yo una reunión a cambiar su forma de conciliación familiar si tiene que llevar niños al cole, o hacer deporte, o lo que sea. Y tampoco después de las 17:00 horas.

Entre las 10:00 y las 17:00 creo que hay tiempo suficiente para reunirse y la gente necesita tiempo para hacer cosas con sus manos y no estar reunido - si alguien no sabe hacer cosas con sus manitas.... es otro cantar -.  Y los viernes tampoco me gustan las reuniones. Quiero que la gente se vaya el fin de semana con las cosas acabadas, así que es el día que me gusta utilizar para cerrar todo lo de la semana e irse a la vida personal con la cabeza fresca. Es mi visión del trabajo. No tiene por qué ser la tuya.

Por eso, la medida que desde el gobierno nos han dado de Quedarnos en casa para evitar la difusión del virus en otras personas, no me afecta para nada en mi día a día de trabajo. No tengo que dejar de hacer absolutamente nada por quedarme en casa, y sé que mi equipo tampoco. Tal vez para alguno sea una incomodidad, o puede que no esté acostumbrado a trabajar desde casa, pero la realidad es que en algunos tipos de trabajo, como el de crear tecnología, se puede hacer desde cualquier sitio. Hasta desde un garaje, como hemos visto en muchas ocasiones.

Y si alguien pierde un poco de rendimiento al principio, solo hay que acostumbrarse a las vídeo conferencias - yo las uso muchísimo desde siempre -, a tener disciplina con el tiempo invertido y a relajar con un café, un té o un paseo tranquilo para airear. Pero lo más importante, tomarse en serio las medidas.


Y para que nos lo tomemos en serio, en lugar de dejaros audios virales de esos que circulan por WhatsApp - que muchos son Fake News interesados en generar pánico y alarmismo en la sociedad por motivos lucrativos - os dejo la charla de Bill Gates donde explicaba lo que pasó con el Ébola y lo que estamos viviendo hoy en día, pero contado hace años.


Figura 4: Bill Gates sobre la nueva crisis por epidemia

Es solo una charla TED donde explicaba que si el Ébola se hubiera contagiado por el aire, como hace el Coronavirus, las víctimas serían de aproximadamente el 5% de la población, que son cifras que se estiman hoy en día para el Coronavirus.


No sé si llegaremos a esa cifra o no, pero lo cierto es que tenemos que tomarnos en serio esto ahora mismo y quedarnos en casa. Lectura - yo me he preparado muchos libros y cómics -, series, juegos de mesa en familia, tiempo para escribir, dibujar o jugar a la consola. Sí que os recomiendo encarecidamene que en estos tiempos de Fake News por WhasApp, desinformación en redes sociales, y artículos sensacionalistas, leáis el libro de FactFullnes que os he recomendado muchas veces, ya que su autor fue uno de los médicos que estuvo en la crisis y tomó buenas y malas decisiones. Esa parte del libro, cuando reflexiona sobre las muertes que causaron sus decisiones apresuradas en la gestión de la crisis del Ebola, debía ser leída por todos - incluidos los que tienen que dirigirnos en esta crisis -.

Figura 6: FactFulness, de lectura obligatoria.
Puedes leerlo también en español: FactuFulness Español

Hans Rosling falleció poco después de terminar el libro de FactFullnes, pero nos dejó en él un buen legado que merece la pena leer. Ahora viene un tiempo diferente en nuestra vida que, estoy seguro, va a cambiar la forma en la que nos vamos a relacionar en el futuro. Seguro que es un futuro extraño al que vamos. Soy de los que creo que nuestra sociedad va a cambiar mucho después de esto, y el contacto humano al que estamos tan acostumbrados en algunos países como el nuestro, las muestras de cariño y afecto con abrazos y besos, y las medidas de cuidado personal, van a cambiar mucho en el futuro. Un punto de inflexión en lo que seremos en el futuro, que habrá que ver cómo es.

Saludos Malignos!

Autor: Chema Alonso (Contactar con Chema Alonso)


No hay comentarios:

Entrada destacada

Hacking Avanzado en el Red Team con Empire (& iBombShell) de @0xWord

Con el comienzo de año hemos sacado el primer libro de 0xWord para todos aquellos que quieran aprender tácticas profesionales de pentestin...

Entradas populares