lunes, junio 11, 2018

“¿Por qué lo dejas todo cuando te llama Steve Jobs?”. La intensa relación amor/odio entre John Carmack (Doom) y Steve Jobs.

La frase que encabeza este artículo la decía Katherine Anna Kang, esposa de John Carmack (cofundador de la mítica empresa id Software y programador del famoso Doom) en más de una ocasión y exactamente la frase era “¿Por qué lo dejas todo cuando te llama Steve Jobs?, eso no lo haces por ninguna otra persona”. El mismo John Carmack lo cuenta en una reciente entrada de su Facebook, pero lo interesante que hay detrás de esta frase es que define la intensa relación entre Carmack y Jobs, ofreciendo un punto de vista diferente sobre la personalidad de Steve Jobs.

Figura 1: “¿Por qué lo dejas todo cuando te llama Steve Jobs?”.
La intensa relación amor/odio entre John Carmack (Doom) y Steve Jobs.

Pero no sólo ofrece nuevos datos del cofundador de la empresa de la manzana, también de la compañía NeXT y por supuesto de la Apple moderna, debido a su cercana relación empresarial durante esa época. Esta fue una mezcla explosiva ya que Carmack también tiene su carácter y no es una persona fácil al igual que Jobs.

John Carmak y John Romero fueron los fundadores de id Software con apenas 20 años. Ya de por sí, la historia de esta empresa es realmente interesante, con anécdotas como por ejemplo la fiesta en los garajes de Microsoft que acabó con Bill Gates con una escopeta recortada disparando a demonios del Doom o la historia de la stripper de la pizza, entre muchas otras que podéis encontrar en el fantástico libro Masters of Doom y alguna que otra (sobre los chicos de id Software y otras muchas más) en nuestro libro de Microhistorias: Anécdotas y curiosidades de la historia de la informática.


Figura 2: Bill Gates como personaje de Doom con una escopeta
recortada durante la presentación Windows 95 y DirectX.

Carmack y Romero eran grandes fans de Jobs y Wozniak, ya que ambos pasaron su juventud jugando y programando en el famoso Apple II. Como anécdota, cuando Carmack tenía 14 años intentó robar un Apple II de la escuela y pasó un tiempo en un hogar para menores. Su psicólogo llegó a la conclusión de que Carmack no tenía ninguna empatía por los seres humanos. Como podéis comprobar, estamos ante una auténtica lucha de titanes, Jobs vs Carmack.


Figura 3: Wolfenstein 3D Full game (DOS)

Cuando la empresa id Software comenzó a tener beneficios con juegos como Commander Keen o Wolfstein 3D, la principal compra que hicieron no fue precisamente un coche de gama alta, sino un ordenador NeXT, el cual resultó ser extremadamente útil para el futuro de la empresa, tanto que esa se convirtió en la nueva plataforma de desarrollo lo cual les ayudaría en su futura relación con Apple.

Figura 4: Steve Jobs presentando la estación de trabajo NexT

NeXT es la marca de ordenadores que Steve Jobs fundó en 1985 después de ser expulsado de Apple. El ordenador que los chicos de id software compraron fue el NeXT Computer, el primero que salió al mercado. No duró mucho la andadura de esta empresa ya que cuando Steve Jobs volvió a Apple, ésta compró NeXT. De hecho, esta adquisición ayudo mucho a la empresa de la manzana (que estaba realmente bajo mínimos por aquella época) ya que tenían desarrollado gran cantidad de software y sobre todo un flamante sistema operativo llamado NeXTStep, que más tarde se convirtió en la base del Mac OS X.

Aunque este ordenador no fue muy popular para el público en general, debido principalmente a su alto precio, sí que fue muy común en entornos empresariales y académicos. Por ejemplo, fue en el NeXT Computer donde Tim Bernenrs-Lee y Robert Cailliau desarrollaron toda la programación del software del primer servidor web de la historia, en el CERN.

Figura 5: El primer servidor web con la famosa pegatina “Este ordenador es un servidor, no lo apagues”

Volviendo a id Software, el mítico juego Doom fue desarrollado en su mayor parte en este nuevo ordenador de la marca NeXT. Y tanto era la admiración por este aparato, que los chicos de id Software decidieron contactar con NeXT para que, a la hora de lanzarlo, apareciera un logo diciendo “Desarrollado en ordenadores NeXT”. Así que llamaron a la empresa de Jobs, pero la respuesta que obtuvieron fue un rotundo “No”. Más adelante, cuando Doom se convirtió en todo un éxito, parece ser que Steve Jobs cambió de opinión, pero ya era demasiado tarde para eso.

Steve Jobs no era precisamente un fan de los videojuegos, como lo era por ejemplo Steve Wozniak, el cual siempre ha mostrado afición tanto programándolos (como el famoso Breakout de Atari un clásico al que estamos enseñando a jugar a nuestra Inteligencia Artificial) como jugándolos. Nunca pensó que fueran algo importante para el éxito de sus planes, aunque obviaba el hecho de que el Apple II (y por lo tanto la empresa Apple en general) llegó a tener tanta fama gracias a los videojuegos.


Figura 6: Nuestra AI aprendiendo a jugar al Breakout de Atari clásico

Cuando NeXT pasó a manos de Apple y Jobs volvió a tener el control de su querida empresa, los chicos de id software se mostraron muy emocionados con la idea sacar partido a todo su desarrollo bajo la plataforma NeXT pero esta vez en Apple, aunque no fuera en videojuegos. Ya habían obtenido una gran experiencia trabajando con su hardware y su software, y eso les ofrecía una gran ventaja.

Figura 7: Id software en sus comienzos, a la izquierda John Carmack y al lado John Romero

Después del cambio de idea de Steve Jobs sobre Doom, los contactos con John Carmack fueron más frecuentes, intercambiando correos sobre diversos temas relacionados con el desarrollo de aplicaciones. Uno de ellos, el cual le costó a Carmack más de una discusión con Jobs fue el empeño de Carmack para que Apple utilizara la API de OpenGL para el desarrollo de sus programas en 3D. Pero a Jobs no le gustaba usar las cosas que no eran creadas por sus empleados o supervisadas por él, así que le respondió: “Tengo a Pixar. Haremos una API que sea lo bastante buena”.

Figura 8: Steve Jobs junto a John Carmack en una keynote

Carmack y Jobs llegaron a dar alguna que otra keynote juntos, en las cuales Carmack sintió de primera mano el campo de distorsión y control de Steve Jobs, comprobando que no era precisamente fácil trabajar con él. Un día, en una reunión informal entre Carmack y Jobs en las oficinas de Apple, en la cual también se encontraba su futura esposa, este le pidió a Carmack que diera una keynote justo el día de su boda. Jobs, sonriendo y mostrando todo su encanto les sugirió que la pospusieran.

Tanto insistió Jobs que al final la esposa de Carmack le respondió de forma brillante. Katherine tenía una empresa multimedia y entonces le dijo:
“Si tanto quieres a mi John (Carmack), deberías de prestarme por un día a tu John (Lasseter) para que me asesore en mi empresa”. 
Por supuesto, Jobs hizo desaparecer todo su encanto, se volvió frío como el hielo y finalmente Carmack no fue a esa keynote. No iba a prestar a nadie a su gran baluarte y director de Pixar, John Lasseter.

En una de ellas, Carmack le propuso a Jobs que Doom 3 fuera la demo durante la keynote de 2001. Jobs le dijo que no le gustaba la cantidad de sangre que se mostraba en pantalla, pero finalmente cedió (eso sí, quitando la sangre). En el siguiente video de la keynote de 2001 aparecen juntos Jobs y Carmack además del juego Doom 3 (4:55):


Figura 9: Presentación de Doom 3 (bloodless) con Apple

También es curioso que Carmack le sugirió varias veces a Jobs que un teléfono fabricado por Apple sería una gran idea, ya que Carmack estaba trabajando desarrollando videojuegos para otras plataformas existentes. Finalmente, un domingo llamó a Carmack (no sabía que él tenía su teléfono) para hacerle algunas preguntas relacionada sobre un posible teléfono marca Apple, el iPhone.

Pero quizás la batalla más grande que entabló con Jobs fue la relacionada con las aplicaciones del nuevo iPhone. Jobs quería que el iPhone utilizara web apps en vez de aplicaciones nativas, algo sobre lo que Carmack no estaba para nada de acuerdo. Jobs decía que las aplicaciones mal programadas podrían afectar al rendimiento del teléfono. Carmack le contestaba diciendo que el hardware del iPhone y el sistema operativo ofrecían suficiente protección para evitar justo este problema.

Al cabo de un tiempo, cuando la relación entre ellos empezaba a debilitarse, Jobs cambió de idea y decidió que utilizar aplicaciones nativas seria mejor. De nuevo, después de un tiempo de deliberación, Jobs le dio la razón a Carmack. Quién lo diría ¿verdad? Las apps de Apple son nativas gracias en parte a John Carmack.

Figura 10: Publicidad original del iPhone

La relación Carmack / Jobs fue a peor a medida que Carmack empezó a criticar a Jobs en algunos canales públicos, ya que cuando Jobs estaba enfadado, Apple estaba enfadado (aunque había gente dentro de Apple que apoyaba a Carmack) y eso afectaba a su empresa. Aunque finalmente, Carmack llegó a programar varias aplicaciones para iPhone. Un día mientras trabajaba en la última aplicación para iOS que programó (Rage) recibió una llamada. Como estaba ocupado la rechazó, sin saber que el que estaba llamado era Steve Jobs. Esa fue la última vez que tuvo noticias de él.


Figura 11: Rage para iOS

Aunque Carmack intentó establecer de nuevo contacto, sobre todo cuando se enteró de la gravedad de la enfermedad de Jobs, nunca obtuvo ninguna respuesta. A pesar de que Jobs era una persona complicada, Carmack reconoce que él llegó hasta donde está gracias a cómo Jobs influenció en el universo que tenía alrededor, por eso cada vez que le llamaba, Carmack siempre acudía.

Autores:

Fran Ramírez, (@cyberhadesblog) miembro del equipo de Crazy Ideas en CDO en Telefónica, co-autor del libro "Microhistorias: Anécdotas y Curiosidades de la historia de la informática (y los hackers)", del libro "Docker: SecDevOps" y del blog Cyberhades.

Rafael Troncoso (@tuxotron) es DevOps Tech Lead en USCIS/DHS, co-autor del libro "Microhistorias: Anécdotas y Curiosidades de la historia de la informática (y los hackers)", del libro "Docker: SecDevOps" y del blog Cyberhades.

No hay comentarios:

Entrada destacada

Docker: SecDevOps. El nuevo libro de @0xWord

Hoy sábado tenemos una nueva sorpresa en la colección de libros de 0xWord , en este caso un libro de Fran Ramírez , Rafael Troncoso y Elia...

Entradas populares