lunes, octubre 12, 2020

Las Fake News, los bulos, la propaganda interesada y la realidad de desinformación que nos toca vivir

El otro día en el chat de mi grupo de amigos entró una imagen graciosa comparando a dos políticos con dos actores de una película de humor. Y le reprendí por ser un mensaje propagandístico de esos virales que se utilizan para hacer política hoy en día y dividir a las familias, amigos y compañeros buscando siempre la radicalización y el conflicto. 

Figura 1: Las Fake News, los bulos, la propaganda interesada
y la realidad de desinformación que nos toca vivir

Esto, en la serie de The Boys, en la Temporada 2, es un arma poderosa que utilizan constantemente para hacer campañas, generar opinión y división. Pero esto no es nada nuevo. Es la "propaganda" de tiempos pasados llevada a Internet

Figura 2: A Homelander no le hizo pizca la gracia este meme

De hecho, antes de las filtraciones de Edward Snowden, recuerdo el hack de HBGary por parte de anonymous y la publicación de los documentos internos, donde se explicaba como se utilizaban grupos de psicólogos para gestionar perfiles falsos en redes sociales - en concreto Facebook - y diseminar memes virales graciosos para compartir ideas que prendieran fuego en la sociedad. 


De todo eso, se habla especialmente en The Social Dilema. Del uso que hacen las empresas para viralizar propaganda y Fake News, que en el documental de El Gran Hackeo, centrado en el escándalo de Cambridge Analytica se explica en detalle. Cómo atacar las sociedades con Fake News y redes sociales para lograr un resultado concreto. Por ejemplo una abstención, o que tu candidato - el más radical con ciertos temas - suba como la espuma. Y lo hemos visto en todos los países de Europa donde las posiciones más extremas se han visto más favorecidas por esta forma de diseminar propaganda.


Lo peor es que estos intereses propagandistas llegan hasta los medios de información que basan su modelo de negocio en la publicidad que entregan las las redes sociales, ya sea porque directamente integran sus plataformas de anuncios en sus páginas de noticias, ya sea porque dependen de los algoritmos de promoción que utilizan estos motores que controlan la audiencia.

Así, si un medio de comunicación tiene muchas visitas de las que un anunciante concreto tiene interés, o consigue crear una noticia viralizable, entonces gana mucho dinero. No importa si la noticia no es verdad o un bulo, basta con que funcione en visitas y tráfico para generar dinero. Y por el camino la población nos desinformamos y somos manipulados como borregos llevados al establo que interesa, que puede ser cambiar nuestra opinión hacia un lado u otro, o tenernos un poco más de tiempo conectado para que nos puedan ordeñar un poco más.


En mi caso he visto varios casos ya en los que la gente viraliza bulos o fake news sobre mí, como el caso de las estafas de BitCoin que os contaba recientemente. Varios son artículos de medios que pillan rumores, mensajes malintencionados, o directamente información falsa para construir una historia que genere dinero para sus arcas. No importa si es verdad o no. Basta con que funcione en las redes sociales y los algoritmos de promoción para que lleguen los clics y los ads.  De esto, es algo de lo que hablé en el discurso sobre "Tecnología Humanista" cuando me nombraron Doctor Honoris Causa y el reciente de "Ciberseguridad y Sociedad" que di en el Senado de Chile con motivo del mes de la ciberseguridad.


Figura 6: Ciberseguridad y Sociedad

Yo he tenido que explicar varias veces ya que no fui un fichaje estrella en Telefónica, sino que entré de subcontratado en el año 2012, luego monté ElevenPaths en 2013 a partir de Informática 64, y después seguí trabajando por toda la estructura de la casa como Chief Data Officer primero y luego como Chief Digital Consumer OfficerNo soy galáctico, soy de Móstoles, tuve que explicar ene veces cada vez que un artículo quería usar mi nombre a la coletilla de "ex-hacker" o "ex-pirata informático" - para lo que tuve que escribir aquel post de No soy un Phoskito, soy un Tigretón - o ese "fichaje galáctico". Solo porque eso podía dar más tráfico, más clics, o interesaba presentarlo así. 


También recuerdo el día en el que se montó el lío para llamarme "Quinqui ciberdelincuente del 15 M". Donde el mensaje fue que yo era un criminal reconvertido y que debería ser un confidente de la policía y no recibir al Rey. O bulos trasnochacos como que yo había recibido la Cruz del Mérito de la Guardia Civil con Distintivo Blanco por la gestión del Wannacry cuando la carta de la concesión y la publicación en el BOE es muy anterior - meses - a todos esos hechos. Pero si la historia mola, pues escribimos la historia para el Biopic que seguro que hará George Clooney.


Figura 8: El día que me convertí en el Quinqui ciberdelincuente del 15 M

Pero hubo una que fue especialmente impactante por lo totalmente inventada que fue. Se trataba de un blog presentado como medio de comunicación que escribió una noticia sin firmar tan siquiera en la que al más puro estilo de "alguien ha dicho algo",  decía que yo me estaba preparando para dejar Telefónica e irme a Palo Alto

Figura 9: El 7 de Agosto de 2018, siendo CDO

En pleno mes de Agosto de 2018. Una noticia en la que "alguien decía algo" que a él le parecía que podía ser así, y que llevaba todos los clichés de "fichaje súper galáctico" que podía para intentar hacer de un bulo una noticia. Lo peor, al día siguiente otros dos medios se hicieron "eco" de esa noticia" y tuve que poner un mensaje para dejar claro que no había nada de verdad en ella.

Por supuesto, la noticia era un bulo interesado en plan Fake News, que salió justo después de que yo escribiera un par de semanas antes lo motivado que estaba con el proyecto que tenía por delante. Y de que matriculara a mis niñas en el colegio para comenzar el curso escolar en septiembre.

Figura 11: La Fake News se hace viral en otros medios que sin contrastar publican

Pues bien. La noticia salió en otros medios en los que ahora sí - por que ya tenían una fuente - el periodista firmaba la noticia. Claro, ellos se estaban haciendo "eco" de algo que había sido publicado en un sitio en la red. Por supuesto, no comprobaron nada, y ese bulo lo dieron por bueno y lo transmitieron a gente que leía sus canales, generando una desinformación y un ruido innecesario.

Figura 12: Más eco sin contrastar la información

Por supuesto, no había nada de verdad en aquello, y hoy, dos años y algo después sigo en Telefónica, nunca he tenido una conversación con Palo Alto que pudiera significar si quiera un interés por su parte o mi parte de unir nuestros caminos profesionales, y todo fue inventado por alguien que quería generar ruido. Lo peor, los medios que se hicieron eco.

Para acabar

Por eso, cuando en mi grupo de amigos mandan alguna noticia con "según parece", "según fuentes cercanas", "podría ser según cuentan miembros de su partido", "al parecer sería posible", y la más ladina que pone en condicional el hecho pero remarca la negatividad de la consecuencia:

"si se demostraran los hechos significaría que ha cometido delito de injurias, delito de cohecho, delito de robo, delito de dejar la cama sin hacer y llevar los calcetines sucios, o lo que es lo mismo, ser e el peor ser del mundo". 

Es el mundo que tenemos, y yo llevo ya tres años con una actitud muy crítica con todo lo que leo y que se publica - no sobre mí, sino sobre todo -. No me malinterpretéis, hay grandes profesionales en el mundo del periodismo, y he tenido la suerte de trabajar y conocer a muchos de ellos. Alguno, incluso, se ha ganado que a mis amigos les haya dicho cuando ha salido alguna noticia nuestra: "Si lo publica esta persona, es porque más que probablemente sea verdad."

A título personal, sin embargo, intento no prodigarme demasiado en temas de actualidad, y centrarme en mi trabajo y mi vida. En la parte tecnológica. En hacer bien las cosas todos los días en mi trabajo. En no dejar que la lectura de memes, noticias en las redes sociales, y medios de actualidad política que viven de ads y viralización de sus URLs en las redes sociales para que consigan mejores pageranks mediaticen mi estado de animo, mis opiniones o mis actos.

Saludos Malignos!

1 comentario:

maria leonor dijo...

Esto de las noticias falsas es pan de cada día, especialmente en momentos de crisis y se aprovechan de la vulnerabilidad de las personas. Lamentablemente las personas se fían de lo primero que ven, leen o les cuentan y no se dan el tiempo de cotejar la información.

Y a propósito de los "parece que", "dicen que", recuerdo un profe de matemáticas, cuando era adolescente, nos dedicaba unos minutos a aconsejarnos: "cuando alguien les diga 'dicen que' eso es mentira, tienen que cerciorarse bien qué pasó". Nunca se me olvidó, mientras no me demuestren con hechos concretos no lo creeré.

Entrada destacada

ESET te consigue 100 Tempos de MyPublicInbox para consultar con los expertos de seguridad informática @eset_es @mypublicinbox1

La compañía de seguridad ESET , especializada en soluciones de seguridad personal y empresarial, ha puesto activa una campaña de concienciac...

Entradas populares