sábado, marzo 13, 2021

Entrevista a Rafael Álvarez: del Programa Talentum en Telefónica a Cloud Solution Architect (CSA) en Microsoft.

Han pasado casi 10 años desde que comencé a trabajar en Telefónica con el Programa Talentum, y aunque algunos de los jóvenes que participaron en aquellas primeras ediciones los tengo cerca y han crecido profesionalmente dentro de Telefónica, otros han seguido rutas profesionales más allá de nuestra compañía. 

Figura 1: Entrevista a Rafael Álvarez: del Programa Talentum
en Telefónica a Cloud Solution Architect (CSA) en Microsoft.

Pero yo intento tenerlos ubicados, más o menos, a casi todos los de las primeras hornadas, y como ha pasado tiempo suficiente para ver cómo les ha ido en su carrera laboral, he ido entrevistando a algunos de ellos. El primero que pasó por una entrevista de estas y que ya os publiqué, fue Pablo F. Iglesias, que ha tenido una carrera muy excepcional cerca de la tecnología. 
Otro de mis jóvenes seleccionados, y que sufrió una de mis entrevistas - a él le tocó hablar un poco de los algoritmos de Voronoi -,  fue Rafael Álvarez, que al final llegó a convertirse en un Cloud Solutions Architect (CSA) en Microsoft, y al que he querido entrevistar para que me contará un poco de él, de cómo fue su experiencia por Talentum y qué hace hoy en su rol profesional. Espero que os entretenga.


1.- Lo primero de todo Rafa, ¿cómo acabaste delante de mí para entrar en Talentum? ¿Qué estabas haciendo antes?

Un día estaba yendo de camino a una clase de cuarto de teleco cuando vi un cartel que anunciaba las becas Talentum. La descripción resultaba atractiva, y si a eso le añades que detrás estaba Telefónica pues la cosa mejoraba. Me dije: “No tengo nada que perder por intentarlo”, así que me inscribí en las becas. Antes de acabar delante de ti, había que superar una especie de examen, en el que aparte de una serie de preguntas relacionadas con la informática se nos planteaba que si queríamos optar a una beca Talentum Startup Long Track describiéramos nuestro proyecto o idea. Como iba muy justo de tiempo no pude desarrollar de forma completa mi idea.

Pasaron bastantes días y di por hecho que no había sido seleccionado, hasta que un día me llamó Luis Miguel Maldonado para comunicarme la buena noticia. Ahí es donde me dijo que el proceso continuaba con una entrevista contigo, lo que añadía tensión al asunto. En tu entrevista, recuerdo que me preguntaste algo sobre los diagramas de Voronoi; posteriormente leería un artículo en tu blog sobre esto, lo que me hizo ver que no tenía ni idea sobre este tema. 

Las preguntas relacionadas con el proyecto resultaron desafiantes, te conté mi idea de hacer un proyecto que mediante sensores pudiera servir de guiado para personas invidentes. Recuerdo que estuvimos debatiendo sobre el mismo, dado que la complejidad era alta, pero recuerdo que te comenté que se podía hacer y supongo que fue mi insistencia lo que te convenció 😊 para que aquella idea se acabara convirtiendo en el proyecto Lazarus.

2.- ¿Fue dura tu prueba de selección de Talentum?

Recuerdo que el examen no fue coser y cantar, había un conjunto de preguntas que se podían responder con facilidad, entre ellas, había una donde tenía que desarrollar una especie de prototipado de un sistema, pero sin embargo había alguna de seguridad que no era “inmediata” y que si mal no recuerdo me llevó bastante tiempo.

Me acuerdo de tu entrevista con cariño, pero fue exigente a la hora de desgranar el proyecto y cómo tenía que pensar en las implicaciones y en su diseño. Fueron 30 minutos de “reflexionar”, en los que tuve que validar que aquella idea que rondaba por mi cabeza era factible cuando se la presentaba a otra persona, y cuya visión podría ser distinta a la mía.

3.- ¿Y la experiencia en el programa Talentum en Telefónica?

Es una experiencia que recuerdo con mucho cariño. Por una parte conocí a personas maravillosas, con algunas de las cuales sigo teniendo contacto habitual hoy en día. Por otra parte, conocí a gente con intereses e ideas similares a las mías en cuanto a la tecnología, y en cómo esta puede resolver problemas del día. El programa Talentum en Telefónica me puso en la órbita del ecosistema emprendedor, algo que hasta el momento me resultaba completamente desconocido, y en el cuál no sólo aparecía la tecnología, sino también las finanzas y las gestión personal, una “entente cordiale” necesaria para que todo emprendedor pueda llevar sus proyectos un paso más allá.

Recuerdo cómo el programa me permitió presentar el proyecto a la Fundación Once en un concurso de emprendimiento y cómo posteriormente algunos inversores se mostraron interesados. En aquel momento, aquello me pillaba muy lejos, yo sólo quería demostrar que la tecnología podía utilizarse para construir un sistema como Lazarus. Supongo que en otra situación, la historia que había detrás del proyecto habría resultado mucho más “épica”, pues la figura del emprendedor que desarrolla una tecnología porque alguien de su familia tiene una enfermedad tiende a ser más llamativa.

Aquel no era mi caso, entendía que la tecnología estaba hecha para resolver problemas a pesar de que no hubiera en mi familia nadie que fuera invidente y sabía que la tecnología, en especial la miniaturización de los sensores, hacía posible desarrollar un proyecto de este tipo.

4.- Ahora estás en Microsoft, ¿qué estas haciendo como CSA?¿Qué te han enseñado estar con tus nuevos compañeros que ser CSA es un nivel muy top para un ingeniero que adora la tecnología?

Como Cloud Solution Architect sigo pegado a la tecnología. Mi labor es asesorar a mis clientes en las tecnologías de Microsoft, diseñando arquitecturas que satisfagan sus necesidades. He pasado de estar en el lado del que diseña y crea al que utiliza la tecnología para resolver necesidades. El verdadero desafío de mi rol consiste en entender cuál es el entorno de mi cliente, qué tecnología existente utilizan, cómo solucionan sus desafíos y una vez comprendido eso, ser capaz de demostrar qué tecnología de Microsoft, especialmente Azure, puede serles de utilidad y optimizar sus procesos.

Ese es el verdadero reto intelectual, el de discernir cómo mis clientes utilizan la tecnología y ofrecerles alternativas que les permitan obtener un mejor rendimiento en sus procesos resolviendo sus necesidades y respondiendo a sus inquietudes. Hoy en día muchas de las empresas se acercan al cloud mediante una aproximación híbrida, en la cual hay aplicaciones o sistemas desplegados en los datacenters locales que coexisten con los de la nube; ambos deben convivir y mi labor es diseñar puentes entre ellos sin que se rompan :D.

Microsoft es una compañía muy grande, una de las ventajas que te aporta es que el límite te lo impones tú de la misma forma que el camino que sigas en la compañía lo marcarás tú. En Microsoft, como empresa de tecnología, nada te impide acercarte a producto pudiendo llevar una carrera más pegada a la tecnología o una más pegada a la venta, este es el verdadero valor de una compañía como Microsoft.


5.- ¿Te sirvió la experiencia de Talentum en tu carrera profesional?

Mucho. Talentum me dio una perspectiva distinta. Puedes ser un apasionado de la tecnología, pero necesitas poner los conocimientos y tu capacidad para utilizar la tecnología con un fin, dotarla de una utilidad que permita que otros se puedan beneficiar de ella. Justo después de Talentum tuve la oportunidad de desarrollar el proyecto Lazarus de manera profesional, aunque me vi un poco abrumado. 

Para mí el objetivo del proyecto era que la tecnología podía servir para plantear un sistema de guiado para invidentes a través de sensores en la ropa y creo que en cierta forma lo conseguí. Luego, otro compañero, Mario, y yo estuvimos trabajando juntos durante dos años en una agencia web y de marketing digital. Aquí es donde además de un compañero encontré a un amigo y seguí descubriendo personas magníficas durante esta época.

6.- Mi experiencia con todos los que seleccioné para Talentum es que habéis sido gente muy emprendedora, activa, y que busca siempre proyectos que sean un reto … ¿en qué estás pensando para el futuro?

Por lo pronto la visión y perspectiva que me aportó Talentum me ha permitido llegar a empresas como BBVA y Microsoft. En todas y cada una de ellas intento que mi día a día sea un reto constante, de lo contrario me aburriría y creo que en mi caso perder el interés por la tecnología es lo peor que me puede pasar. Aprender algo nuevo cada día es lo que me jalea para continuar en este mundo que considero apasionante.

Actualmente compagino mi trabajo en Microsoft con la enseñanza, ya que participo en un máster de Big Data en ESIC. Es otra nueva perspectiva que he descubierto y que veo que me gusta. Es apasionante ver cómo puedes enseñar algo a los alumnos y cómo estos valoran tu experiencia, pero lo mejor de todo es ver las cosas desde un prisma distinto, en el que su visión es muchas veces tangencialmente opuesta a la tuya, pero… ¡igual de válida!

7.- Y te voy a hacer la misma pregunta que solía hacer, ¿Qué proyectos personales estás haciendo hoy en día?

Pues mira, no me puedo estar quieto, lo sé, pero ya sabes lo que dice el refrán “sarna con gusto no pica”. Un antiguo compañero de carrera y yo, durante nuestro escaso tiempo libre, estamos planteando el diseño de un robot que se aplicaría a la agricultura. Este sector es uno de los menos tecnificados que existen actualmente, si bien parece que la tendencia está cambiando.

La idea es demostrar que tecnologías como la inteligencia artificial, el Deep Learning y la visión computacional pueden ayudar a que un robot aplicado al sector agrario pueda “guiarse” y efectuar las tareas para las que está diseñado de forma autónoma. Talentum me enseñó las posibilidades que brindan tecnologías como infrarrojos, laser o ultrasonidos para los sistemas de guiado.

Con esa experiencia y con los conocimientos de visión computacional y machine Learning, hoy en día se pueden diseñar robots que sean capaces de realizar labores agrarias cual Roomba que limpia tu casa. Y este es el proyecto en el que estoy implicado ahora con carácter personal, que espero poder ver funcionando en alguna parcela más pronto que tarde 😊

8.- Por último, Rafa, ¿qué le dirías a los chavales que están en últimos cursos y quieren comenzar su carrera profesional en el mundo de la tecnología?

Pues muy buena pregunta, aunque ya la he contestado en alguna ocasión que me la han preguntado, por lo que parto con cierta ventaja. Creo que la clave para marcar la diferencia es que los chavales hagan lo que hagan, les apasione. Habrá chavales que decidan estudiar una ingeniería o embarcarse en el mundo de la tecnología simplemente por buscar una salida laboral -algo que es lícito y están en su derecho-, seguramente sean grandes profesionales, pero si además sienten pasión por lo que hacen, se plantean el día a día como un reto constante, como un camino de aprendizaje con infinitas ramificaciones y en el que encuentren placer por seguir aprendiendo algo nuevo cada día, estoy convencido de que estos serán los próximos ingenieros que marcarán la diferencia y contribuirán con sus progresos a que durante este siglo vivamos avances profundos en nanotecnología, inteligencia artificial o en otros campos que con seguridad permitirán que la humanidad siga evolucionando en su desarrollo.

Saludos Malignos,

No hay comentarios:

Entrada destacada

Singularity Hackers: Para descubrir el trabajo de Ciberseguridad & Seguridad Informática que mejor se adapta a ti

Hoy me toca hablar de Singularity Hackers , la nueva plataforma de Inteligencia Artificial que te ayuda a descubrir el trabajo en Cibersegu...

Entradas populares